Cuando tu vida es un bolero

basta

Estimado, o no:

Superar un desamor es difícil. Nadie dijo que resultara sencillo sobreponerse al hecho de que te digan que sobras en la vida de alguien. Por si te sirve de consuelo, hay miles de boleros que hablan de ello. Por ejemplo, Leo Marini dijo aquello de “busco tu recuerdo dentro de mi pecho, de nuestro pasado que fue de alegría. Pero sólo llegan a mi pensamiento grandes amarguras para el alma mía”. Ya sé que se trata de un bolero que tanto se puede aplicar a la cartera que te han hurtado en el metro, como al paquete de tabaco que no encuentras en el bolsillo de la camisa o a una depilación de pecho, pero aún así permite reconocer el dolor de la pérdida.

El llamado duelo emocional es el proceso de adaptación imprescindible que debe pasar cualquier persona que ha experimentado una pérdida, con la finalidad de recuperar su equilibrio y su bienestar. Este período tiene cinco fases: negación, culpa, desesperanza, rabia y aceptación. En el caso que nos ocupa, la incapacidad de muchos españoles para reconocer que a una parte muy importante de Catalunya le ilusiona la posibilidad de una república catalana, yo añadiría una segunda fase después de la negación: hostias-prisión-humillación. Tampoco estoy muy seguro de que se pase por las fases culpa y desesperanza. En todo caso lo que hay es rabia, mucha rabia. Rabia porque los catalanes cambiemos esquemas mentales, cuestionemos instituciones sacrosantas en el imaginario colectivo y pongamos delante del espejo de la bruja de Blancanieves a la generación del 78. Es duro cuando te dicen “hemos de hablar, lo nuestro no funciona” y siempre has vivido en un egocentrismo ombliguero. Es duro. Nadie dijo que fuese fácil. La autoestima, entonces, es importante para superar una ruptura sentimental pero cuando ésta se transforma en un “voy a comprar la bandera española más grande del bazar chino” el diálogo con el ridículo se antoja inevitable. Como también lo es imaginar una vida de penurias para quien te ha abandonado. Y es que si algo tiene la mente es la capacidad para autoengañarse. Que se lo digan a Trump y a su peinado de algodón de azúcar naranja. It’s no hair, Mr. Trump! It’s a fucking joke!

Por eso, disculpa que te diga desde el cariño de quien cree que en tu pecho “hay un pasado que fue de alegría”: no te humilles, no te abandones a los mocos y a los llantos, lo superarás. Recuerda lo que cantaron los Panchos: “no concibo que todo acabó, que este sueño de amor terminó, que la vida nos separó sin querer. Caminemos, tal vez nos veremos después”. Pues eso, nos enviamos un whatasapp y ya quedaremos para recordar viejos tiempos: las Nocheviejas con Martes y Trece, los lapsus de Rajoy, los referéndums prohibidos, los “mira tu DNI” y los “a mí me hablas en español que para eso estamos en España”.

No… Ya no debo pensar que te amé. Es preferible olvidar que sufrir”, dice el bolero de Los Panchos. ¿Lo ves? La última fase es la aceptación.

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

logotw Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

youtube

YouTube

Anuncis