La España de los Botejara

foro

Es la España rancia, cateta, ignorante vocacional. La que le huele el aliento a cebolla y carajillo matinal. Dele, dele, jefe. No se corte con el brandy. La del palillo entre los dientes y los chistes malos. Es la España de los cojones por bandera. Machista, homófoba, reaccionaria y retrógrada. Con el tricornio y la pandereta, la folclórica y el torero, la del jersey por encima de los hombros y la estanquera en los calzoncillos. Es la España de la amenaza, la que insulta y pisotea, la que pretende que nazca amor en la humillación. Te mato porque eres mía. Prepotente, autoritaria y cazurra. La que resuelve todo a hostias, la que se la mide como deporte, la que te hace quedar fatal allá donde va, como el amigo que tiene mal beber y se pone farruco por diversión.

Es la España de los Botejara, de Villarriba de los nabos, el campanario más alto, las vaquillas y los toros, relaxing cup of café con leche, el pasodoble y el niño comiéndose los mocos. La del ABC y las fotos de los reyes a todo color, la del cuñado constructor y el alcalde hortera que se ha comprado un Rolex con la última recalificación. Es la del palco del Bernabéu, capitalismo castizo, qué hay de lo mío, mañana me paso por el ministerio. Es la del fiscal amigo, el juez con el que compartir caza, la del tendido de sombra y el analfabeto con traje de luces. La escopeta nacional y Torrente. Esa España de famosos de medio pelo, de los que venden sus tetas o su culo por un minuto de popularidad y que gritan sus miserias en un plató de televisión. De divorcios, cuernos, farlopa y Marbella bajo el sol. La España de las Pilucas, los Borjamaris, la misa como escaparate y las niñas con lacitos para el domingo, que nos vean los vecinos. Viva Franco y su puta vida. Podrido está ya el dictador.

Es esa España de la que no quiero ni oír hablar, de la que he dimitido, de la que me voy. Porque jamás me he sentido, ni me sentiré unido, a esa forma de entender la vida. Porque cuando sea mayor quiero ser algo más que un “mira qué pone en tu DNI”. Porque cuando los años vividos me hagan una auditoría, no quiero estar a su lado, al lado de los rancios, catetos e ignorantes vocacionales que creen que amenazar con violaciones resulta divertido.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis