Cultura basura

Vivimos en la cultura basura. Las relaciones humanas, la comida, el cine, nuestro entorno, la televisión, nuestra vida, todo responde a los mismos criterios de caducidad. Llevamos un código de barras en la frente que nos hace más vulnerables de lo que ya somos por naturaleza. El error, lo bizarro, lo extravagante, son celebrados a modo de cultura alternativa. Porque, como dijo un experto en marketing: lo alternativo vende. Ya no hay una cultura oficial porque no vende. El ocio está tan vacío como vacía es nuestra existencia.

Después de un vuelo que me trajo de Londres fui a buscar las maletas que había facturado. En la cinta transportadora que devuelve las maletas vi algo que me hizo mucha gracia: dando vueltas y más vueltas había una dentadura postiza que supongo se habría caído de alguna maleta.  Todo el mundo la miraba con curiosidad pero el dueño no aparecía.  Al principio, pocos repararon en ella pero a medida que se iba transmitiendo la noticia y que iban llegando otros vuelos la dentadura empezó a hacerse famosa.  La gente la señalaba y a continuación intercambiaban risas y comentarios jocosos.  Después empezaron a salir las maletas y la dentadura continuaba dando vueltas en la cinta, y en cada vuelta risas y más risas.  A veces me he llegado a preguntar si los famosos son como esa dentadura solitaria que hace gracia con solo mirarla, pero que nadie se preocupa realmente por su destino. Es otro de los signos de la cultura basura.

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s