Fronteras

Y de nuevo las pieles se rozaron.

Otra vez saltaron chispazos.

Fronteras de cuerpos dibujamos

con sólo mirarnos.

Nos separa algo más que un pasillo

cuando el metro cierra sus puertas.

Otro tren, otra estación.

Un invierno y un verano.

Dos asientos alejados

y un futuro improbable.

Dos miradas que se cruzan

en una huida imaginable.

Y siempre estamos allí,

a las nueve cuando entras,

a las cinco cuando sales.

Regresamos otra vez cansados.

El silencio nos regala paz.

Unos ojos que se cruzan

entre empujones y abrazos.

Despedidas y saludos.

Conversaciones en pequeños retazos.

Preguntas que no hacemos,

risas que no dibujamos,

nuestros rostros se buscan

para nunca encontrarnos.

Para ti soy invisible,

para mi tan sólo imposible.

Y de nuevo las pieles se rozaron.

Otra vez saltaron chispazos.

Fronteras de cuerpos dibujamos

con sólo mirarnos.

Me he imaginado muchas veces tu nombre.

Cada día uno distinto.

Le he puesto un título a tu vida

y una fecha a tus caricias.

Pero ellas nunca llegan,

en esta espera.

Volverá la primavera

y compartiremos vagón.

Estaré en mi lugar de siempre.

El tercer asiento a la izquierda.

Dibujaré fronteras con los ojos.

Aquí mi paciencia,

allí tu ignorancia.

Más lejos, una excusa

para romper el hielo.

 

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s