El japonés es un idioma loable, lo hable, quien lo hable

japoEstimado Sr. Takahashi:

Le escribo para solidarizarme con su causa. Yo también soy de los que creen que el inglés ha contaminado nuestra lengua hasta límites insoportables. Y es que esta creencia me ha provocado numerosos problemas. Por ejemplo, las amistades que he agregado en mi CaraLibro se ríen de mí si les digo que me gusta mucho el balompié. Y por no hablar de los seguidores de mi Piador. Cada vez que escribo un pío sobre algún pinchadiscos, pierdo una montaña de seguidores. Me dicen que me vaya a una tienda de sexo a mirar algún muro de vídeo o que me baje alguna aplicación de iMelodías que tiene la tienda de la Manzana. Alguno de estos seguidores me ha llegado a sugerir que me compre el libro de Esteban Trabajos. Al parecer, es alguien muy importante en el mundo de las computadoras.

Hablando de computadoras… con tanto inglés me he llegado a perder. Tengo un conector alambre de fuego que no me funciona. Busqué en una página tela y me apareció una ventana emergente en forma de bandera. El mensaje me sugirió que hiciera uso del conector Diente Azul. Pero no encontré el conductor adecuado y me fue imposible conectarlo. Uno de esos espabilados del CaraLibro me llegó a decir que se me había colado un virus por culpa del Muro de Fuego.

En fin, creo que para evitar que tanto inglés acabe por enfatizarme me iré a la cocina y cogeré el recipiente de plástico con tapa para conservar la comida en la nevera en el que guardo el tipo especial de pastel de carne dentro de hojaldre. O, quién sabe, quizá me prepare ese trozo de carne, previamente picado, con forma redonda y plana que se suele acompañar de varios condimentos entre dos trozos de pan.

En fin, a veces me siento como un jugador que va a lanzar la recompensa dada en el balompié a un equipo que ha recibido una falta grave en el área de portería, por la cual un jugador dispara el balón hacia la portería, desde ese punto, con la única protección en la portería del portero.

Se despide un sufrido protector de las lenguas vernáculas frente a la agresión del inglés. Como podría decir Luis Piedrahita: “el japonés es un idioma loable, lo hable, quien lo hable”. De eso, no tenga usted la más mínima duda.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook