Carta a Soraya SS #F***ck you

soraya

Estimada, o no, Soraya:

He leído el titular que nos has regalado hoy y no sé si llorar, reír o chutarme en vena un kilo de Primperan. ¿Respetamos la libertad de expresión, has dicho? ¿Perdón? ¿Lo he leído bien?

En serio, necesitáis un psicoterapeuta más que el aire que respiráis. ¿En qué universo paralelo estáis viviendo? ¿Cuántos triPPis os habéis agenciado para decir semejante imbecilidad? Estáis uniendo los tres poderes del estado, más el cuarto poder de la prensa, el quinto de los lobbies fachosos y todos los santos y las vírgenes para evitar que los catalanes nos EXPRESEMOS en las urnas y tienes los ovarios de decir que respetáis la libertad de expresión. Un día de estos España experimentará un inesperado eclipse de sol y serán los testículos o los ovarios de cualquier ministro o ministra que taparán todos los rayos procedentes del astro rey (el único que realmente reina en España).

Tú no tienes ni la más remota idea de lo que es la libertad de expresión. La libertad de expresión consiste en poder expresar tus ideas, tus opiniones, tu visión de cómo debe organizarse el grupo humano en el que vives sin que nadie te reprima, sin que nadie te niegue o te convierta en poco menos que un ciudadano invisible. Y la libertad de expresión no se visualiza sólo en las manifestaciones. En democracia la libertad de expresión se materializa con la forma de una papeleta y de una urna. ¿Entiendes? ¡Urna, grande y libre! Así de simple.

Vosotros no respetáis la libertad de expresión. El concepto respeto lo olvidasteis desde que os regalaron la mayoría absolutista. En fin, Soraya, hay algo que realmente me reconforta con la Historia. Sueño con el día que deje de oír tu irritante voz en las ruedas de prensa de los viernes y de ver tu careto de trepa pagada de sí misma. Sueño con el día que Rajoy se largue a mirar las obras como un jubilado más. Sueño con el día en que Montoro, Wert, Cospedal y todo ese ejército de prepotentes os multipliquéis por cero en la memoria colectiva. Otros ya lo hicieron antes. ¿Alguien se acuerda de Hernández Mancha o de Isabel Tocino? Pues eso, a esperar que el tiempo sea el que os vuelva a vosotros invisibles. Tic, tac, tic, tac.

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook