¿Qué te pasa, España?

love me or leave me copy

¿Qué te pasa, España? ¿Qué te ha sucedido en los últimos años? Te veo cansada, triste, desorientada. Tengo la impresión de que ya pasas de casi todo, que sólo te preocupas porque Catalunya quiera abandonar esta fiesta de vino de garrafón y patatas caducadas.

Te sientas delante del televisor, abandonándote al nihilismo, pensando que la vida es una constante tertulia o un concurso de cocina. ¿Dónde quedó la lucha? ¿En qué momento dejaste de creer en la izquierda? ¿Fue cuando la izquierda dejó de creer en sí misma?

No sé qué te pasa. Tengo la impresión que te has comido en papilla todo lo que te han dicho, que la crisis era culpa tuya, que has vivido por encima de tus posibilidades, que no hay tanta corrupción, que son los otros el peligro de esta democracia. Te has llegado a creer, incluso, que esto es una democracia, cuando las evidencias nos dicen todo lo contrario.

¿Qué te pasa, España? ¿Dónde has guardado esos poemas que hablaban de libertad, esas canciones que gritabas “al vent”? ¿Dónde viven aquellos que construían utopías delante de los grises y que dibujaban sueños con forma de moratones?

No veo las calles llenas, como las he visto en Barcelona. No veo esas caras de ilusión, esa rebeldía que oxigena las mentes y provoca que te sientas orgulloso cuando miras a tus hijos y piensas que, en el fondo, luchas por ellos. Te veo conformista, apática, como si de verdad creyeras que el mundo que te ha tocado vivir fuese inmutable. Te veo aguantar estoica la imbecilidad profunda de algunas intervenciones políticas, sus argumentos manidos, despreciables, ignominiosos. Te veo cabizbaja, como si al final pensases que las leyes no se pueden cambiar, que no se puede perseguir a los chorizos cabrones que se ríen de todos nosotros, que tu destino ya está escrito cuando alguien firmó por ti una vida que no te corresponde.

¿Qué te pasa, España? Quizá un día pensaste que te podías codear con los peces grandes, cuando todavía no sabías lo enorme que era el mar y los tiburones que en él habitan. Alguien te dijo que todo iba bien, que eras la hostia, que te podías comprar un 4×4 para ir a trabajar y una casa pareada con vistas a la autopista. Y creíste ser feliz. Con la selección ganado títulos y unas vacaciones en Benidorm. ¿Y ahora? ¿Cuál es tu sueño? ¿Seguir igual? ¿Cambiar a peor? ¿Existe una tercera opción? ¿Crees en ella?

¿Qué te pasa, España? Despierta a un mundo mejor. Desentierra la memoria y entierra al dictador. Definitivamente se fue y no debes querer que vuelva. Y con él se deben ir sus ideas, su estética, sus nostálgicos con olor a naftalina, su chulería, su agresividad. Despierta a un mundo diferente. Quizá te descubras desorientada en medio de la globalización, donde los paisajes humanos de las calles hablan multitud de idiomas y las pieles se mezclan en un universo de colores. Pero, sin duda, eso te hará mejor. Lenguas, nacionalidades, ideas, contraste, pluralismo, diversidad, diversidad, diversidad…

What’s your problem, Spain? Open up your eyes. See the world outside. There’s a lot of opportunities if you change your mind.

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook