Consejos para fotógrafos fachas

El-lider-de-Ciudatans-Albert-R_54390965812_54028874188_960_639

Estimados, o no, amigos de la fotografía y de las banderas con pollos:

Bienvenidos a este post que quiere proporcionaros consejos para que vuestras fotos luzcan en las portadas de los periódicos nacionales y en vuestros perfiles de Facebook, tal como merece la ocasión. Sé que este domingo celebráis en Barcelona el estreno anual (gracias, oxímoron) de la película “Genocide Day” (directed by Spanish Empire, 1492). He leído que quizá llueva. ¡No os preocupéis! Como la megaconcentración se celebra en Plaça Catalunya siempre podéis apretujaros un poco en el subterráneo del metro. También he leído que la Catalunya silenciosa vendrá en autocares desde Aragón, Castilla y Valencia. Don’t panic! Como es silenciosa, no se notará su acento cuando digan “setze jutges mengen fetge d’un penjat” para demostrar su catalanidad.

Pero, como dice Miguel Ángel Rodríguez cuando bebe y coge el coche: no me quiero desviar. Estoy aquí para hablaros de consejos fotográficos.

  1. Olvidaros de fotografías aéreas. Está prohibido subirse a una azotea, utilizar un drone y, sobre todo, alquilar un helicóptero. Lo puede pilotar uno de esos nostálgicos de la naftalina y empezar a escuchar en su mente “La cabalgata de las Walkirias” de Wagner. Lo que os interesa son fotografías a una altura normal y que las banderas ocupen la parte alta de la fotografía. Podéis ganar el “Intereconomía de oro” si aparece una chica guapa con una bandera de España, de Catalunya y de Europa. En ese caso, lo petáis entre la caverna. Recordad, nada de fotografías aéreas que muestren que sois una coma y otros una V mayúscula.

  2. No utilicéis el angular. Lo digo por varias razones. Primera: el angular tiene mucho campo de visión. Cuando hay poca gente, te muestra los espacios vacíos de los laterales. Tenéis que utilizar focales largas. Con poca profundidad de campo desenfocaréis el fondo y éste no se verá vacío. Segunda razón para no utilizar angulares: el efecto Piolín. Los angulares deforman la imagen y, si eres un fotógrafo alto, te puede aparecer el retratado con la cabeza grande y el cuerpo pequeño. No, Soraya Sáenz de Santamaría es así, no es un efecto óptico. No existe el antiangular. Por lo tanto, dejad la GoPro en casa, a la espera de que os vayáis a esquiar a los Alpes Suizos con vuestros chachipirulis esquís de 800 euracos.

  3. Cropping. Debéis recortar las fotos por los laterales, si es necesario. Además, sois especialistas en recortes y eso se os debería dar bien. Recortad los laterales para evitar que se vean espacios vacíos. Si el espectador ve una foto con cinco personas apelotonadas en una foto, pensará que en el fuera de campo todo el mundo estará igual de apretujado. Es el llamado selfietócameelculosiquieres.

  4. Si se despliegan banderas gigantes, no hagáis fotos desde abajo. Debajo de la bandera no hay nadie, ni siquiera Iceta. Fotografiar la santa bandera constitucional es la única excepción para tomar fotos aéreas (recortando los laterales, eso sí)

  5. Si llueve, no le hagáis fotos a Alícia Sánchez-Camacho. Vive en tal estado de excitación que el agua podría hervir en contacto con su cuerpo y formarse una extraña nube de vapor, más propia de unas fajitas de pollo que de una espía internacional.

Recordad estos consejos y vuestras fotos circularán por las redes para hablar del éxito de la masiva concentración. Ah, por cierto, recordad también que hay tres tipos de personas: las que saben contar manifestantes y las que no (gracias, Homer Simpson). Bueno, después está Llanos de Luna, pero ése es otro tema.

P.D. Me olvidaba de un consejo: no le hagáis fotos a Albert Rivera con sus Ray-Ban porque parece un cameo de Torrente.

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook