La unidad de España es sagrada… o no

esp

Estimados, o no, ciudadanos fachas:

Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con vosotros: la unidad de España es sagrada. Veamos la segunda acepción que propone el diccionario de la RAE sobre la palabra sagrada: “que es objeto de culto por su relación con fuerzas sobrenaturales de carácter apartado o desconocido”. ¡¡¡Uuuuuhhh!!! ¡¡¡Qué miedo!!! ¡¡¡Fuerzas sobrenaturales!!! Lo puedo oír en eco: unidad… dad… dad… España… aña… aña…

No sé a vosotros pero las cosas sobrenaturales a mí me dan un poco de grima. ¿Habéis visto Poltergeist? Es que hay un momento en el que un personaje suelta este rollo: “ahora tengo que prevenirles… hay algo más allí con ella, una presencia llena de ira, de rabia. No sé qué se cierne sobre esta casa, pero tiene la suficiente fuerza como para mantenerla cerca de él. Le miente, le dice cosas que solamente un niño puede comprender, para ella es otro niño más”. ¿Presencia llena de ira? Me veo obligado, después de haberle echado un vistazo al vídeo de vuestra performance en el Ateneo de Madrid, a haceros una pregunta: ¿lo vuestro es de nacimiento o es que venís del averno como los seres chungos de Poltergeist? Es que por Madrid últimamente desfilan muchas presencias extrañas y esto empieza a parecer una peli de terror. Leyendo los titulares de los periódicos da la sensación de que vivís en un permanente Halloween. Está todo tan lleno de friquis con olor a azufre que la frase “de Madrid al cielo” debería cambiarse por un “de Madrid al infierno”. En poco tiempo veremos a Soraya SS disfrazada de Monster High y a Rajoy de niña de “El Exorcista”. ¿Has visto lo que ha hecho la guarra de tu hija?

En fin, creo que lo que necesitáis es un cargamento de Diazepán. Ni pedagogía, ni mesas redondas, ni debates, ni democracia… Lo que necesita España son enormes dosis de sedación. Y, si no os gusta la química, también podéis probar con el yoga, el deporte o el sexo (sobre todo el sexo, para que os quite la mala leche).

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook