Carta a Llanos de Luna… tica

llanos

Estimada, o no, Llanos de Luna:

Te escribo para decirte lo que voy a hacer el domingo 9 de Noviembre. Me sentaré delante de una foto de Mariano Rajoy y pensaré en lo bien que estoy en España. Un lugar en el que como catalán me siento especialmente escuchado y bien tratado. Un lugar en el que sé que todos los impuestos que pago revierten automáticamente en unas mejores carreteras catalanas, hospitales catalanes, escuelas catalanas… Un lugar en el que el gobierno central incentiva la cultura catalana, protege el catalán y apoya cualquier iniciativa de la sociedad catalana. Un lugar en el que… ¿Qué? ¿Te lo has creído? No, amiguita, no. El domingo cogeré mi papeleta con el Sí-Sí y, con una sonrisa en los labios y una tonelada de emoción en mi alma, caminaré con paso decidido al instituto al que iré a votar. Y, cuando deposite la papeleta en la urna, me acordaré de todos vosotros. Recordaré vuestras caras, una a una. Me invadirán imágenes de ese ejército de corruptos, de chorizos, de impresentables, de intolerantes, de casposos, de fachas que alimentan las alcantarillas del Estado. ¿Nos habláis de leyes? ¿Vosotros? Si tenéis más delincuentes en vuestro partido que en las tres películas de El Padrino juntas. ¿Nos habláis de democracia? ¿Vosotros? Si habéis hecho lo imposible para ningunearnos, silenciarnos y humillarnos por todos los medios. ¿Nos habláis de lo española que es Catalunya? ¿Vosotros? Si nos queréis fuera, pero también dentro, pero sí, pero no, paga y cállate.

¿Y ahora envías cartas amenazando? ¿Dónde aprendiste a hacer eso, en Los Soprano? Y además, ¿qué potestad tienes tú sobre un director de instituto? ¿Con quién has empatado para pensar que puedes decirle a un director de instituto lo que tiene que hacer? Lo siguiente, ¿qué es? ¿Dejarles una cabeza de caballo en su cama para que recuerden la peli y se caguen de miedo encima?

Mira, lo que has de hacer es relajarte. El domingo las tiendas del Maremágnum están abiertas. Te tomas un helado, paseas, te compras un bolso y le das de comer a las gaviotas (son carroñeras y sabrás alimentarlas). Pero, hazte un favor, relájate. La vida es demasiado corta como para ir amenazando a nadie. Deja que los ciudadanos pacíficos construyamos un nuevo estado, éste sí, democrático.

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook