El sexo de Monago lo paga el Senado

monago

Estimado, o no, Monago:

¡Qué bonito es el amor! Te lo dice un Cupido follower. Me encantan su yugo y sus flechas… Ups, perdón. Quería decir su arco y sus flechas. Es que ha sido ver tu foto y… no sé qué me ha pasado. En fin, lo que te decía, el amor es maravilloso. Nos hace más nobles, más solidarios, subvenciona nuestras pasiones más íntimas para recordarnos nuestra independencia de pasiones más mundanas. ¡Ay, el amor! Bueno… el amor y el sexo. Que a quien más, quien menos le gusta un poquito de roce de vez en cuando. Se trata de tener, o no, el derecho a decidir en qué urna depositamos nuestra… ¿Lo ves? Otra vez el subconsciente me ha jugado una mala pasada.

Pero déjame que me ponga poético. En “El banquete”… No, no es una de esas comilonas que os metéis los políticos entre pecho y espalda a costa del erario público. “El banquete” es un diálogo que escribió Platón muchos años antes de que naciera España por generación espontánea. Pues, lo que te decía, en esta obra, Erixímaco dice lo siguiente sobre el amor:

El amor reside en todos los seres. Es preciso complacer a los hombres moderados y a los que están en camino de serlo, y fomentar su amor, el amor legítimo y celeste, el de la musa Urania. Pero respecto al amor vulgar, no se le debe favorecer sino con gran reserva y de modo que el placer que procure no pueda conducir al desorden. Cuando el amor se consagra al bien y se ajusta a la templanza y a la justicia, nos procura una felicidad perfecta”.

Es cierto, por lo que se rumorea, Rato, Blesa y compañía utilizaron las tarjetas negras para el amor vulgar. Me entiendes, ¿no? En cambio, tú, enamorado pimpollito, has utilizado (dicen) el dinero del Senado para el amor legítimo, celeste, el de la musa Urania. Y es que te veo en Tenerife, corriendo en cámara lenta por una de sus magníficas playas de eterno verano, en dirección a tu novia…y es que me entran unas ganas de llorar. ¡Qué bonito es el amor cuando es gratis! ¡Que bonito es que el sexo de Monago lo pague el Senado. ¡Uy, si rima y todo!

En fin, tú eras el que decía que Catalunya pide y Extremadura paga. Que sí, hombre, que sí. Yo ayer vi un unicornio. Subvencionado, pero unicornio, al fin y al cabo. Eso sí, me despertó un amor por España que lo flipas en pago diferido.

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook

Anuncis