Carta a un gobierno “celoso”

celo

Estimado, o no, gobierno  “celoso”:

Cada vez creo más en la frase “más vale una imagen que mil palabras”, especialmente cuando las palabras proceden de algún miembro, militante o simpatizante del PP. Y es que, entre las muchas imágenes que nos dejó la histórica jornada de ayer, hay una que resulta difícil de olvidar. Con la cara de un niño que acaba de perder su colección de cromos, el ministro de justicia aparece en los televisores de todo el país hablándole a dos micrófonos sujetados con una cinta de celo. ¡Bravo, Marca España! ¡Viva, PP Gotera y Otilio!

Me pregunto qué habrán pensado los inversores extranjeros cuando hayan visto a un representante del gobierno (el único que da la cara después de que 2,25 millones de personas hayan desafiado al establishment jurídico y político) compareciendo ante semejante ingenio de I+D hispánico. Efectivamente, habrán pensado que España es un país muy atractivo para invertir en la sociedad del conocimiento y en nuevas tecnologías. Estoy seguro de ello (modo irónico on).

En contraste, a 600 Km de allí, 40.000 voluntarios y toneladas de ilusión posibilitan que más de dos millones de personas, contra viento y marea, contra una hemeroteca de amenazas, contra mensajes apocalípticos, contra fiscales que se despiertan de la siesta para investigar lo que no entienden, contra portadas escritas con una mezcla de testosterona y cianuro y contra neonazis descerebrados (perdón por la redundancia) decidan que ya han tenido demasiado autoritarismo de unos y paternalismo de otros. Con poco tiempo, sin censo, con hackers, con el aliento del CNI y de la Fiscalía en el cogote, estos 40.000 héroes organizan una jornada democrática que ni un millón de ministros de justicia españoles serían capaces de organizar ni con todo un camión de celo.

España es una amalgama de autonomías enganchadas con celo, constituciones caducas que se aguantan con celo, cargos políticos que se adhieren con celo a algo que llaman democracia. Y mientras, en Catalunya, Alícia Sánchez-Camacho que se comporta como un vendedor de aire acondicionado que quiere abrir mercado en la comunidad esquimal.

En fin, sois patéticos.

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook