Que visca la caspa! #SerratTVE

B5sX5qPIAAAmtUF

Estimados, o no, defensores de la cultura nativa:

¿Qué os sucede con el catalán? Estoy intrigado. Sois como el perro de Pavlov, sólo que, en vez de salivar con un determinado estímulo, a vosotros el catalán os activa la parte del cerebro donde reside la mala hostia. Es que es escuchar un simple “bona nit” y os convertís en el puñetero cuñado amargado que no deja de tocar las narices durante toda la comida de Navidad. ¡Relajaros un poquito!

Hay terapias para vuestro caso. Pasead, haced deporte, dejaros llevar por noches enteras de sexo desenfrenado, haced yoga mientras leéis a Paulo Coelho pero, sobre todo, absteneros de utilizar Twitter cuando escuchéis a alguien empleando el catalán. ¡Os va a dar algo chungo! Pensad que aún tenéis que vivir la independencia de Catalunya y, a este paso, vais a sufrir un ictus en menos tiempo del que tarda una neurona a otra en decirle que no ha detectado vida inteligente en vuestro cerebro.

Venga, tranquilos. Contad hasta 1714. Intentad acompasar vuestra respiración al ritmo de una sardana. Pom, pom, pom. Pom, pom, pom. ¿Estáis mejor? Hagamos una prueba. Leed el siguiente texto y, si sois capaces de llegar hasta el final sin que os suban las pulsaciones, podréis dar el siguiente paso en la terapia. Consiste en darse cuenta de que en el mundo se hablan más de 6000 lenguas que no son el castellano. ¡Y la gente las utiliza para hacer canciones! ¡¡¡Alucinante!!! Vinga, nois! Cantem tots junts:

Entre flors, fandanguillos i alegries

va néixer la meva Caspa, la terra de l’amor.

Només Déu pogués fer tanta bellesa,

i és impossible que puguin haver-hi dues.

I tothom sap que és veritat,

i ploren quan han de marxar.

Per això se sent aquest refrany:

Que visca la Caspa.

I sempre la recordaran.

Que visca la Caspa.

La gent canta amb cremor.

Que visca la Caspa.

La vida té un altre sabor,

i la Caspa és la millor.

En les tardes assolellades de cursa,

la gent aclama al torero amb fervor.

I ell saluda passejant a la seva quadrilla

amb aquesta gràcia de gentilhome espanyol.

La plaça amb els seus olés vibra ja

i comença la vostra festa nacional.

Laralala… Que visca la Caspa.

Laralala… Que visca la Caspa.

La gent canta amb cremor:

Que visca la Caspa.

La vida té un altre sabor

i la Caspa és la millor.

La Caspa és la millor.

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook

Anuncis