#HiPPócrita

 

rajoy1dp

Estimado, o no, Mariano:

Qué guapo estabas agarradito a Cameron. Qué porte de estadista universal. Qué maneras de ciudadano concienciado a favor de la libertad de expresión. Verte en la manifestación de París, en la tierra de la liberté, egalité, fraternité, ha sido un lujo para la vista. Tú, que sólo proclamas unité, constitution y ya tal, has debido experimentar una extraña sensación rodeado de personas que reclamaban el derecho a realizar sátira por encima de ideas políticas o religiosas.

No sé que cruzó por tu mente en esos momentos: si estabas pensando más en leer el Marca en el avión de regreso o en la importancia de esa manifestación. Porque, más allá de todos los antecedentes profundamente dramáticos de la cita, lo que allí se exigía era la posibilidad de que todos, absolutamente todos, podamos opinar, expresarnos, decir en todo momento aquello que pensemos, teniendo como único límite el respeto, sin que ningún fascista decida que la violencia es la única respuesta.

Respeto. Respeto pero no tanto a las ideas, sino a las personas. Porque las ideas pueden ser excelentes, buenas, malas o desastrosas. Y, si nos hacemos llamar democracia, supongo que resulta positivo disfrutar de algo que no debería ser un lujo, como es, por ejemplo, protestar contra algunas ideas. Por ejemplo, protestar contra la Ley de Seguridad Ciudadana, aprobada sólo con los votos del PP, que considera grave pulsar el botón de REC de una cámara, grabar a la policía y hacer uso de las imágenes sin autorización. ¿Autorización? ¿En la calle? En fin, me imagino que, en el fondo, no debe ser lo mismo grabar a un policía que le machaca el cráneo a un manifestante con la porra, que a un manifestante que le tira a un cóctel molotov a un policía. No creo que sea necesario invertir ningún dinero en una web de apuestas para saber que cobrarás muy poco si te decides porque la autorización será mucho más rápida en la segunda opción. También la ley considera grave manifestarse frente a la sede del Congreso, del Senado o de parlamentos autonómicos si se “perturba la seguridad”. Espero que eso no se entienda como “perturbar la seguridad” de que sus señorías puedan coger un taxi sin que un grupo de molestos ciudadanos les recuerde lo mal que defienden los intereses de los votantes. Porque, la sensación que muchos tenemos es que, si se abre la veda, lo de “perturbar la seguridad” es más relativo que un selfie del Pequeño Nicolás.

En fin, sabiendo que estás tan comprometido con la libertad de expresión de publicaciones como Charlie Hebdo, ya me empiezo a reír imaginando lo que pueden hacer a partir de ahora los responsables de revistas como El Jueves o Mongolia. O lo que podremos ver en los vídeos humorísticos de Facu Díaz. Sé que, llegados al punto de que hagan sátira contra la Casa Real, contra la Iglesia o contra el Partido Popular, les vas a defender hasta las últimas consecuencias. Porque lo que importa es la Constitución, ¿no?

Artículo 20. Se reconocen y protegen los derechos: a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

Déjame que acabe con un chiste muy malo. ¿Sabes lo que le dice una cebolla a un cuchillo? Eres un hipócrita. No sé por qué lloras si me acabas de cortar.

Em pots seguir al Twitter @alexsocietat i també al Facebook