Carta a un Gilitwitter (versión en castellano)

Dear-Haters

Estimado, o no, Gilitwitter:


Te escribo porque empiezo a estar un poco harto de ti. Ah, ¿que no sabes qué es un Gilitwitter? No sufras, te lo explico. Un Gilitwitter es un ser que, como filosofía vital más importante, tiene la de entrar en foros, blogs, cuentas de Twitter, Facebook y equivalentes, con la misión de hacer saber al resto del mundo que no le gusta lo que haces o lo que escribes. Viene a ser como esa suegra insoportable que, además, tiene la cara de cómo será tu mujer dentro de unos años.

Por si no fuera suficiente, la invasión de tu espacio 2.0 viene adscrita a una marcada carencia de respeto y de educación (perdón por la reiteración). Ah, ¿que tú no eres un Gilitwitter? Te propongo mi test de detección de Gilitwitters. Si eres capaz de responder afirmativamente a una sola de las siguientes cuestiones consideraré que no lo eres. Venga, amigo de escribirme al Twitter o a mi blog para compartir el fruto de tus sinapsis: ¿te animas?

1) ¿Te conozco de algo?


2) ¿Eres un amigo, conocido, saludado, familiar, pareja, compañero de trabajo o jefe?


3) ¿Te sigo en el Twitter?


4) ¿Te tengo como amigo en Facebook?

5) ¿Te debo de dinero?

6) ¿He invitado a tu pareja a cenar sin que tú lo supieras y después he grabado uno de esos vídeos tan divertidos que usas como videotutoriales de tus carencias?


7) ¿Te he rayado el coche?


8) ¿He estropeado alguno de los fascículos de tu estimada colección “Aviones de guerra” o equivalente?


9) ¿Estás completamente seguro de que me interesa tu opinión?


10) ¿Crees que dormiré mal a causa de tus impertinencias?


11) ¿Has entendido las 10 preguntas anteriores?

¿Qué tal? ¿Cómo ha ido? ¿Que has respondido negativamente a todas? Pues, queda claro que eres un Gilitwitter.
Mira, ¿sabes qué pasa? Que he aprendido mucho de pocas personas y muy poco de muchas personas. Aun así, estas personas a las cuales admiro, escucho, leo, sigo y me enseñan, las admiro, escucho, leo y sigo con devoción. Muchas no lo saben.

Sé que no soy perfecto y que a veces hago un mal uso del mundo 2.0, pero te aseguro que intento hacerme a menudo el test de Gilitwitter. Y si no encuentro ninguna respuesta afirmativa, simplemente, me refugio en el silencio. Eso sí, si son personas públicas y hacen declaraciones que atentan contra todo aquello en lo que creo (que no es poco) entonces sí que escribo lo que mi libertad me permite. Nada más faltaría que, encima, tuviera que pedir perdón por existir. Y si no gusta: lo siento. Que no me sigan y tan amigos. ¿Harás tú lo mismo? Pues venga, deja de jugar al Hater Notengonovia Nadiemequiere Plus y multiplícate por cero.

Si no eres un Gilitwitter me puedes seguir en @alexsocietat y también en  Facebook