El sexo salvaje según Cosmopolitan

cosmo

Una de las tareas más divertidas que garantiza internet es darte la vuelta por las webs de publicaciones como Cosmopolitan. Especialmente por sus contenidos dedicados a la sexualidad. Digo esto porque un titular me ha llamado poderosamente la atención: ¿qué piensan los hombres cuando les pides sexo salvaje? Acojona, ¿eh? Si ya resulta difícil reaccionar de una manera natural cuando una chica guapa te pide la hora, imagínate cuando te pide sexo salvaje. Se te debe concentrar de golpe toda la testosterona en la zona del cuerpo que todos imaginamos mientras buscas desesperadamente dónde está la puñetera cámara oculta.

En fin, dejadme que os relate, según esta científica publicación, cuáles son las 12 cosas que los hombres pensamos cuando nos proponen sexo salvaje.

1. ¿Qué significa salvaje?

Ya es demasiado tarde para que ella me explique cuáles son sus expectativas sobre el sexo duro así que, ¡a ver qué se me ocurre!

Lo traduzco: no cojas el móvil y busques en la Wikipedia qué significa sexo salvaje. Ya te lo dirá ella. Si te agarra los testículos con fuerza, te cuelga del ventilador y empiezas a dar vueltas sin control, prepárate bien: ha leído el Cosmopolitan.

2. Empezaré azotándote

Supongo que lo primero que se debe hacer en el sexo salvaje es azotar a la chica. Así que, nena, prepara tus nalgas para el sexo duro.

Todos los hombres pensamos en eso. Cierto. Nos pasamos la vida pensando en azotar culos ajenos. Tú nos pones un partido del Barça en la tele y un culo para azotar al lado y, que se quite Messi, que allá vamos. Yo sólo veo culos. Es que ya se sabe cómo somos los hombres. Eso sí, no me apetece mucho azotarle el culo a Messi. Uno tiene sus principios.

3. ¿Debo de hacerlo más duro?

Muy bien, ahora voy a azotarte mucho más fuerte en el culo.

Culo reloaded.

4. Es la hora del tirón de pelo

Después de los azotes en el culo, toca un buen tirón de pelo… Esto me resulta un poco extraño, me siento como cuando jugaba a indios y vaqueros de pequeño…

¿Indios y vaqueros? Lo siento pero jamás les tiré del pelo a los amigos con los que jugaba a indios. Tuve parafilias extrañas como hacer competiciones para comprobar quién orinaba más lejos pero juro que jamás le estiré del pelo a los colegas. Porque supongo que se refiere a los de la cabeza, ¿no?

5. ¿Más duro?

No creo que estés lista para algo más duro…

¡¡¡¡Ooooh yeahhh!!! ¿Quieres ver mi calippo, nena?

6. Esto es impresionante

En este momento, me siento tan fuerte como Christian Bale en American Psycho, excepto por los asesinatos.

¿Y si te sientes tan perdido como Kiko Rivera en una biblioteca?

7. Oh, repugnante

Aggg, en este momento estoy muy sudoroso. Es como si hubiera corrido la maratón de sexo.

En serio, ¿cuatro años de periodismo para escribir esto?

8. Ahora tiraré de algunas escenas de Cincuenta sombras de Grey

Pero, un momento, ¿en esa película el protagonista no era rico? ¿Ahora seré yo rico?

Rico, no lo sé pero gilipollas, un poco.

9. Oh, de ninguna manera… ¿Ella quiere que la asfixie?

Me siento como un asesino. Siento que la policía va a llegar en cualquier momento, y me dispararán. Y entonces, ¡pierdo mi erección porque estoy pensando en que voy a recibir un disparo de la policía!

Creo que esta es la reflexión más acertada. Resulta bastante complicado tener una erección si hay un señor con bigote y cara de mala hostia apuntándote con una pistola. Especialmente, si quien está debajo tuyo es su mujer.

10. ¿Tener mis manos cerca de su cuello?

Creo que así solo buscaré problemas.

Suerte que ya llegamos al punto diez. Empiezo a notar los síntomas de un derrame cerebral. Es cuando se te aparece Alicia Sánchez-Camacho en el rostro de tu amante, ¿no?

11. ¿Es sexy apretar el cuello de alguien con la mano?

Nunca he tenido que ahogar a nadie en mi vida y mucho menos mientras estoy haciendo otra cosa a la vez…

Cierto, los hombres no podemos hacer dos cosas a la vez. Que se lo digan a Rajoy cuando tiene que hablar y evitar, al mismo tiempo, que se le caiga la salivilla.

12. Decir palabras sucias me resulta extraño

En realidad, esto me provoca la misma ansiedad que la presentación de una exposición de clase. ¡Oh, Dios mío!

Lo interesante sería hacer una exposición en clase utilizando “palabras sucias”: hola, pequeños cabrones. Estoy aquí para hablaros de la puta fotosíntesis y de cómo las abejas les comen el pollen a las flores.

13. ¿Sexo duro significa que te den calambres?

Me ha vuelto a dar un calambre… Creo que lo voy a dejar aquí… Esto se está convirtiendo en algo peligroso…

No sé si recuerdas que, al principio, el artículo prometía hablar de las 12 cosas que los hombres pensamos cuando nos proponen sexo salvaje y que éste es el punto número 13. Recordemos lo que dijo Homer Simpson: hay tres tipos de personas, las que saben contar y las que no.

Em pots seguir al Twitter @alexsocietat i també al Facebook

Advertisements