Un concejal del PP convierte a los españoles en exputeros

concejal

Estimado, o no, concejal:

Hace años que manejo la teoría de que la profesión de futuro es la de psiquiatra. No quiero banalizar sobre un tema tan serio como es el de las enfermedades mentales pero, lo cierto, es que estamos fatal. El recorrido diario que realizo sobre las noticias, me llena de algo que no tiene nada que ver con la esperanza, sino todo lo contrario. Leo informaciones que me hacen sospechar de nuestra capacidad para construir una sociedad que apueste por la convivencia. Una convivencia que, por supuesto, no debe basarse en el silencio y en no denunciar aquello que creamos que la dificulta. Sino, sobre todo, debe construirse sobre la permanente vigilancia de aquellos que tienen delegado un cierto poder a través de las urnas para que, entre otras cosas, promuevan la paz social.

Cuando un concejal afirma alegremente que “hay familias que pueden comprarse un piso porque no se van de putas” lo que necesita es, claramente, una sesión de psicoanálisis. Y es que Freud se quedó corto ante los patinazos que estamos viendo últimamente en las filas del Partido Popular. La frase podría haber sido: “hay familias que pueden comprarse un piso porque no van al cine” o “hay familias que pueden comprarse un piso porque no se van de vacaciones”. Dejando de lado la demagogia de la afirmación, centrémonos en tu frase. Has acudido a la comparación que primero ha acudido a tu mente. Por algo será. En todo caso, que sea tu mujer la que te pida explicaciones.

Lo que más me preocupa en políticos como tú es la bajeza intelectual y moral que demostráis ante los dramas sociales que la crisis ha agudizado. De los creadores del “que se jodan” ahora llega esto. Cualquier análisis sobre los datos económicos o sobre el mercado inmobiliario pasa por el chascarrillo con aromas de tintorro. En la semana en la que Celia Villalobos juega con su tablet en el Congreso, el Tribunal Constitucional niega que más de dos millones de personas votáramos, los jueces se inventan el concepto de “promiscuidad jurídica” y un concejal del PP convierte a los españoles ahorradores en exputeros, sólo sueño con el día en que vea mi fotografía en un DNI catalán. Porque, qué quieres que te diga, seguramente los pisos serán igual de caros, deberemos seguir hipotecando nuestro futuro, las parejas continuarán casándose por el banco y la ceremonia la oficiará un notario, continuará habiendo mujeres que, por las circunstancias que sean, deban prostituirse pero, el simple hecho de tener a los políticos un poco más cerca para pedirles explicaciones, ya será algo.

Em pots seguir al Twitter @alexsocietat i també al Facebook

Anuncis