Carta a Guti

guti

Bienvenido, o no, Guti, a nuestro capítulo de Barrio Sésamo dedicado a explicar la diferencia entre país, nación y estado.

Empecemos por el vocablo país. Esta palabra puede referirse a cuatro ámbitos diferentes: región, provincia, territorio o nación. Comúnmente, lo utilizamos como sinónimo de Estado soberano que tiene un ámbito geográfico establecido y una cierta entidad política independiente. Pero, igual que en los peinados cutres de algunos futbolistas, también hay excepciones. Por ejemplo, País de Gales, País de Auge o País Vasco. Ninguno de estos territorios está constituido como Estado soberano pero, aún así, se les puede llamar países sin que se nos acuse de nacionalistas periféricos. Digamos que el concepto “país” puede ser asimilable a un ámbito más político o a un ámbito más geográfico/histórico/cultural. Si el diccionario de la RAE define país como “nación, región, provincia o territorio” debe ser por algo. Espero que, como defensor de España, confíes en el diccionario de la RAE y en los maravillosas posibilidades de la polisemia.

¿Qué es una nación? Puedes entenderla en dos sentidos: como aquella entidad en la que reside el poder constituyente de un estado (ámbito político) o como aquella comunidad de personas con características humanas comunes (cultura, lengua, pasado…). En este caso nos referiremos a nación dentro de un ámbito más socio-ideológico. Al final, es nación aquella comunidad que tiene vocación de serlo y que, en muchos casos, lleva reivindicándose durante siglos como tal. 

¿Y un estado? Pues tan fácil como decir que es aquella entidad que posee autoridad para establecer las normas que regulan la sociedad, teniendo soberanía interna y externa sobre un territorio definido. En resumen, que los demás estados la aceptan como tal.

Al menos así me lo enseñaron en la escuela. Si lo entendí mal es porque debía estar mirando algún partido de fútbol. En el rugby todo es más sencillo. Sabiendo que existe un torneo que se llama “de las seis naciones” en el que compiten naciones-estado como Francia, Irlanda o Italia o naciones a secas como Inglaterra, Escocia o Gales la mentalidad debe ampliarse bastante. Si, además, uno se entera que la selección de rugby de Irlanda está formada por jugadores de la República de Irlanda y de Irlanda del Norte, el cortocircuito en ombligocéntricos como tú debe ser espectacular. Lo siento, Guti, te guste o no te guste Catalunya es un país, una nación y, ojalá, un futuro estado. Es lo que hay. Ah, y Laporta en Catalunya tiene todo el derecho del mundo a hablar en catalán. Sólo faltaría que no pudiera hacerlo. ¿Te das cuenta por qué muchos queremos formar parte de un Estado en el que no tengamos que explicar estas cosas?

Em pots seguir al Twitter @alexsocietat i també al Facebook

Anuncis