Las tetas de Mark Zuckerberg

facebook_2facebook

Estimado, o no, Mark Zuckerberg:

He leído que habéis establecido unas normas muy claras en Facebook para evitar la propagación del odio y de la violencia. No hace falta decir que me parece muy bien. Sin embargo, también he leído que os preocupan mucho los desnudos. A Rubens, Rafael, Canova, Renoir, Boucher, Clésinger, Moreau, Cézanne, Durero, Tiziano o Klimt no les preocupó, aunque sí que les ocupó… y mucho. Quizá deberíamos plantearnos cerrar el Louvre, el Orsay, el Metropolitan, el Prado o la National Gallery. Están llenos de desnudos que pueden incitar a la salacidad; también llamada inclinación a la lascivia; también llamada no me como una rosca; también llamada ande yo caliente, ríase la gente; también llamada estoy más desubicado que Rouco Varela en una reunión de Tuppersex. Y es que, no hay que olvidar que la principal referencia para el ser humano es, precisamente, el ser humano. Y el ser humano no viene a este mundo vestido de Ralph Lauren, ni de Dolce Gabanna, ni de Confecciones Martínez. Viene en pelotas. Desnudo. Con sus genitales al viento. Y, si no estoy mal informado, así vinieron todos los santos del calendario y todos los papas. Con su pene y sus dos maravillosos testículos. Y las santas, repito, si no estoy mal informado, también nacieron desnudas. Con esto trato de decir que el desnudo, en principio, no tiene nada que ver con el maligno. Y el desnudo, en principio, tampoco está siempre relacionado con la pornografía. El desnudo y la pornografía son como el café y la leche, como el amor y el sexo, como Timón y Pumba: a veces viene juntos y a veces, no. Otro día hablaremos de qué contenido es perjudicial para los menores y qué contenido, no. Es otro debate.

Y es que, ahora me asalta una duda, ¿puedo publicar una foto de mis pezones en mi muro de Facebook? Y si la respuesta es afirmativa, ¿puede una mujer publicar una foto de sus pezones en vuestra planetaria red social? Espero que la respuesta no sea negativa porque, en ese caso, habrá que rebautizar a Facebook como Tea Party Facebook.

Mark, si no te ha quedado claro, te voy a hacer una descripción de mis pezones. Son pequeñitos, redonditos y tienen una mínima protuberancia en el centro. Yo estoy orgulloso de ellos. Aún no sé muy bien para qué sirven pero están ahí. En cierta manera son como Facebook. No sé para qué sirve que la gente ponga fotos de las paellas que se van a comer… pero están ahí. ¿Y cómo son los pezones de las mujeres? Estructuralmente son iguales. Nunca he visto pezones triangulares o con forma rectangular. Son redondos y con una protuberancia en el centro. Cambian los tamaños y los colores, eso sí. Pero, en esencia, son bastante parecidos a los masculinos. De hecho, estoy seguro que si hiciera fotos de los pechos masculinos que veo en las playas, en ocasiones tendrías dificultades para distinguir si son de hombre o de mujer.

Y para acabar, una pregunta: ¿te veremos algún día las tetas? Creo que es una de las grandes preguntas sin respuesta de esta sociedad 2.0. ¿Mark Zuckerberg tiene pezones? Y en ese caso, ¿cómo son? Tus fans esperamos una respuesta convincente.

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook