Una obsesión enfermiza #ElMundo

mundo

Estimado, o no, redactor de El Mundo:

No me apetece morirme en un atentado terrorista. Supongo que a ti tampoco. Debe ser uno de esos puntos coincidentes entre tú y yo. Es cierto que detrás de cada barbarie, como la que sucedió ayer y en la que murió este matrimonio, hay una historia. La de ellos es una de tantas historias que se cruzan en nuestros pueblos y ciudades. Ciudadanos anónimos, con su equipaje de afectos, con sus lazos familiares y antiguas ocupaciones. Ciudadanos como tú y yo. Con sus ideas, sus valores, sus aficiones. En este sentido puede resultar interesante reforzar la idea de que todos podemos ser víctimas de la sinrazón. Hasta ahí, no tengo nada que objetar. Lo que me resulta especialmente molesto es cuando el periodista quiere convertirse en la reencarnación de Truman Capote para mezclar la realidad con técnicas de introspección psicológica y pretende recrearse en vete a saber qué aspectos de las biografías de las víctimas con unas intenciones, cuanto menos sospechosas. Lo de las “fuertes convicciones catalanistas”, ¿qué relación tiene con el atentado? Lo siento pero no acabo de ver el vínculo tan importante que le hace ocupar incluso el subtítulo de la noticia. ¿Tendría relación con el atentado, por ejemplo, que fuesen ecologistas, o defensores del comercio justo, o antitaurinos? ¿Sería relevante para ti que votasen a un determinado partido, o que fuesen aficionados a la literatura, o que les gustase la música clásica? Podría entender que reforzases la idea del ecologismo militante en alguien que ha fallecido, por ejemplo, en un acto de protesta de Greenpeace. En ese caso, entendería el subrayado. Pero enfatizar las “fuertes convicciones catalanistas” de dos víctimas de un acto terrorista sucedido en Túnez sólo puede responder a algo: una enfermiza obsesión. ¿Vas pidiendo hora al psicólogo o te esperas a la independencia de Catalunya?

Em pots seguir al Twitter @alexsocietat i també al Facebook