Carta a José María Aznar

abc.750

Estimado, o no, José Mari:

He leído que lo primero que hiciste después del atentado que sufriste hace ahora 20 años fue comprobar si estabas entero. La pregunta es obvia: ¿lo estabas? Quiero decir con esto que el bigote lo has ido perdiendo poco a poco pero… ¿notaste a faltar algo? No sé… ¿el tapón de la Botella? Bueno, cambiemos de tema que hay niños delante.

Lo que está claro es que el instinto para fichar chorizos no lo perdiste. 11 ministros de los 14 que tuviste en tu gobierno están imputados. No se veía a semejante headhunter de ladrones desde que Alí Babá entró en el mercado laboral.

Digo yo que con esas 11 perlas podríais organizar un partido de fútbol en el próximo campus de la FAES. Ya sabes… una de esas pachangas “fracasados contra imputados”. No sé si marcaríais muchos goles pero, al menos, nos echaríamos unas risas.

Por cierto, ¿has oído hablar de los puntos Jonbar y las ucronías. Rápido Wikipedia:

La ucronía es un género literario que también podría denominarse novela histórica alternativa, y que se caracteriza porque la trama transcurre en un mundo desarrollado a partir de un punto en el pasado en el que algún acontecimiento sucedió de forma diferente a como ocurrió en realidad. (…) Un punto Jonbar (a veces llamado erróneamente punto Jumbar) es un acontecimiento singular y relevante que determina la historia futura”. Y es que, además de preguntarme si realmente estás entero, también me asalta una gran duda: ¿qué hubiera pasado si ese día hubieses cogido la bicicleta, en vez de un coche blindado? ¿Se habría producido la burbuja inmobiliaria? ¿España habría entrado en la guerra de Irak basándose en una mentira? ¿En la boda de tu hija se habría producido ese fantástico homenaje a la secuencia inicial de El Padrino? En fin, no continúo porque hay un día que, por respeto a las víctimas, no quiero mencionar.

Lo cierto, José Mari, es que no somos tan indispensables como queremos pensar ni, tampoco, tan irrelevantes como para que nuestras acciones no cambien en nada el mundo en el que vivimos. Por lo tanto, lo que deberías empezar a preguntarte realmente es si dejaste al país entero. Esa es la pregunta.

Em pots seguir al Twitter @alexsocietat i també al Facebook