Catalán de mierda

catalán

Estimado, o no, catalanófobo anónimo:

Creo que le has puesto un nombre un poco largo al caballo. Catalufo sería más adecuado. “Catalán de mierda” es un nombre que te puede resultar difícil de memorizar. Demasiadas letras para un descerebrado. Quizá te hubiera ido bien haber ensayado previamente con tu hijo, pero no sé si tu mujer hubiese estado de acuerdo.

En todo caso, has conseguido que tu caballo sea más famoso que tú. Estoy seguro que no tardarán en ficharlo como tertuliano en Intereconomía. Un poco de alfalfa, cuatro relinchos y ya tienes elaborado el mismo discurso que cualquier xenófobo. Sólo hay que ir con un poco de cuidado con esos macroconguitos que sueltan pero tú debes estar acostumbrado a manejarte en esos ecosistemas.

Hay además un error adscrito al nombre que has elegido para tu caballo: no pagarás menos impuestos. Cuando uno es un “catalán de mierda” debe soportar déficits fiscales, agresiones lingüísticas, tribunales constitucionales y un amplio catálogo de insultos. Por eso, no te extrañe que tu caballo un día empiece a correr hasta que pueda librarse de ti. Y se irá donde nadie tenga derecho a llamarle “catalán de mierda”, donde nadie le prejuzgue o le haga destinatario de vete a saber qué frustraciones o naufragios vitales.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook