El Photoshop de los vivaspañas

camp nou

Estimados, o no, “Hacemos Patria”:

Más que llamaros “Hacemos patria”, estaría bien que os llamaseis “Hacemos 1º de Photoshop”. Y es que no veía semejante uso del retoque digital desde que Ana Botella borró a Madrid de la foto de los JJOO. Bueno… vale… no es culpa vuestra. Habéis utilizado la fotografía de una inocentada que hizo la web http://www.republica.com/ el 28 de diciembre de 2011. No, amigos de la herramienta de clonar y las mentiras en jpeg, jamás veréis el Camp Nou disfrazado de canción de Manolo Escobar. Ni en el mejor de vuestros sueños. Ni hasta las cejas del vino más peleón. Ni con todo Breaking Bad corriendo por vuestras venas.

En la final del campeonato de los JJOO de Barcelona 92 no se hizo ningún mosaico. Y, si se hubiese hecho, debería haber aparecido un “Gracias Barcelona”. Porque la Historia se escribió con el esfuerzo de los voluntarios (mayoritariamente catalanes) y de un pueblo, el catalán, que se volcó en semejante evento desde el primer momento. Y, si os preocuparais un poco de estudiar aquella época, llegarías a una conclusión muy clara: Barcelona 92 se pudo realizar “a pesar de” el gobierno español y no “gracias a”. Después, como siempre, se apuntó todo el mundo al carro del éxito. Pero os aseguro que, si hubiese sido un fracaso, los amigos del vivaspaña nos habrían crucificado.

Juntos hubiésemos podido construir otra sociedad pero no ha sido posible. La transición se quedó con el programa a medio instalar y, además, continuamos aún con la versión beta. Lo peor de todo es que, cualquier intento de actualizar el software, se ha visto contaminado por la acción de los virus del hispanocentrismo más rancio (perdón, me han salido unas metáforas muy informáticas).

En resumen, ni RT, ni FAV, ni sueños irrealizables trucados por el Photoshop, ni chorradas patrióticas low cost. No mancilléis los maravillosos recuerdos que tenemos de Barcelona 92, la penúltima oportunidad que tuvisteis de daros cuenta de la energía creativa y de las toneladas de ilusión que puede llegar a generar la sociedad catalana. Creatividad e ilusión que ahora estamos volcando en otro proyecto colectivo. ¿Adivináis cuál?

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook