Ejercitolandia: el paraíso de los niños

planazo

Estimados, o no responsables de “Dolça Catalunya. Seny de catalanes bajo el nacionalismo”:

¡¡¡Uaaaaaaa!!! ¡¡¡Cómo mola!!! Gastaría aquí todos los emoticones para decir que vuestra propuesta para el finde es espectacular. ¡¡¡Qué planazo!!!

Poder visitar el Castilla y el Buque de Acción Marítima P-76 Infanta Elena (que, a juzgar por su nombre, debe ser un buque destinado a la inteligencia militar) constituye una actividad extraordinariamente pedagógica. Ver esos portentos militares, capaces de descuartizar cuerpos humanos a distancia, resulta maravilloso para los niños. BUUUUUUUMMMM!!! Espectacular. En serio. Ir a un museo, a un espectáculo infantil o a la playa no tienen nada que ver con la oportunidad de asistir a esa maravillosa representación de no nacionalismo militar.

Es más, yo creo que toda la flota de la sacrosanta Armada Española debería estar perpetuamente anclada en el puerto de Barcelona. Por una parte, los buques no gastarían combustible defendiéndonos del posible ataque de los buques de Andorra y, por otra, evitaría la invasión de los cruceros que llenan las Ramblas de rostros quemados por el sol del Mediterráneo. Además, los indepes no harían manifas.

Tener a los militares cerca siempre es fuente de conocimiento. Cuando gocé de la oportunidad de realizar el servicio militar obligatorio lo pude comprobar. Nunca había visto tanta inteligencia junta. Lo digo en serio. Qué capacidad de resolución de conflictos, que visión estratégica, que gestión tan moderna de los recursos humanos, qué organización tan perfectamente estudiada. Supongo que grandes empresas como Apple o Pixar fijaron su mirada en el Ejército Español para copiar estructuras y protocolos.

En fin, es una buena oportunidad para no adoctrinar a los niños en el no nacionalismo español. Para hacerles ver la no beligerancia y la no glorificación de la violencia.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook