Se abre el telón y se ve a Rajoy hablando de solidaridad. ¿Cómo se llama el plasma?

solidario

Estimado, o no, Mariano:

Te dirijo esta primera carta después de haber entrado en vigor la ley Mordaza y, como soy muy cobarde, me he autocensurado. Para ello, he instalado una aplicación que sustituirá los insultos y las palabrotas por una palabra clave que he configurado yo mismo. Esta palabra clave es INDEPENDENCIA. Espero que esta censura no te impida entender el texto. También es cierto que el programa no funciona muy bien y, suele tardar un poco en insertar la palabra clave.

Una vez aclarada la razón del posible surrealismo del texto y antes de lanzar improperios contra tu put… INDEPENDENCIA gobierno de esta mierd… INDEPENDENCIA de país, déjame que te explique el motivo de esta carta. Al parecer, ayer pronunciaste una frase que, cuando la escuché, me dejó más en fuera de juego que una foto sonriendo de tu asquer… INDEPENDENCIA ministro de interior. La frase en cuestión se refería a la crisis griega y es la siguiente: “una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada”. Si esto fuese Twitter aquí vendría un WTF? Traducido sería un “¿pero qué coñ…? INDEPENDENCIA. Miremos lo que dice el diccionario de la RAE sobre la palabra solidaridad: “adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros”. Pues es verdad. Los sesudos miembros de la Real Academia de la Lengua han considerado que la solidaridad es sólo una “adhesión circunstancial” un “vale, colega. Te ayudo pero tampoco te pases. Dios dijo hermanos, pero no primos”. No lo critico. Seguramente, la palabra solidaridad ha acabado significando otra cosa: la ayuda voluntaria y, eso sí, circunstancial, en la que no se espera nada a cambio. Hasta aquí el momento filantrópico. Porque, en la mayoría de las ocasiones, realmente esperamos algo a cambio. Es decir, que esta ayuda sea circunstancial o que, al menos, no se nos obligue a ser solidarios.

¿Has oído hablar de Catalunya? Es una aldea remota (Carolina.7 dixit) que ocupa el nordeste de lo que en su versión 2.0 se conoce como España pero que, en la versión beta, fue Hispania (tierra de conejos). Pues allí, en esa aldea remota, la gente es solidaria. Siempre lo ha sido. Sin embargo, esta “adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros” valorada en 16.000 millones de euros anuales, ni ha sido circunstancial, ni mucho menos voluntaria. Por eso, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo contigo: una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada. Perdón, sí que ha habido algo a cambio: rechazo, catalanofobia, Werts, Montoros, insultos, asfixia económica… Por eso, déjame que me cagu… INDEPENDENCIA en todos los hijos de la gran pu… INDEPENDENCIA que han vomitado su bilis contra los catalanes durante estos años. Y ahora déjame dedicarte unas pocas palabras amistosas a modo de despedida. Estimado, o no, Mariano: eres un INDEPENDENCIA y un INDEPENDENCIA. Además, y dicho desde el respeto, considero que eres un INDEPENDENCIA.

Saludos, pedazo de INDEPENDENCIA.

PD: ¿te gusta mi aplicación?

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook