La fan zone de la familia tradicional

CJEEfxBWUAEwcL6

Estimados, o no, amigos de la “familia tradicional”:

Os escribo angustiado porque tengo más dudas que Rouco Varela en una fiesta sorpresa de Femen. En primer lugar, no entiendo a qué os referís exactamente con eso de “familia tradicional”. Quizá sea la familia nuclear: papá, mamá e hijos biológicos de papá y mamá. Supongo que, para vosotros, eso es la utopía de sociedad. O quizá, no. Os deben gustar más aquellas familias en las que, además, existe una estructura de autoridad donde está claro el predominio masculino. En ellas hay una división sexual del trabajo: el padre es sobrevalorado por su rol de proveedor y la madre es infravalorada en su papel de dedicación a las labores de la casa y la crianza de los hijos. Y otra cosa más: ropita rosa para la niña y azul para el niño. ¡¡¡Ay, qué bonito!!! ¡¡¡La casa de la Pradera pero en España!!! Que ya en las cavernas nuestros antepasados practicasen esta estructura tan y tan tradicional debe resultar algo definitivo en vuestra cosmogonía familiar.

En consecuencia, hoy os habéis manifestado en contra de las familias monoparentales, reconstituidas, de unión libre, de padres divorciados, adoptivas y, por supuesto, familias cuyos padres o madres son homosexuales. Dicho de otra manera: familias que no entran a formar parte de la “tradición”. Y sin olvidarme que el sexo, sólo para procrear y en la postura del misionero. Nada más faltaría.

¡Una verdadera lástima! Más que nada porque hay una familia de una serie muy famosa que vi en la tele y que no entraría en vuestro club ya que la madre es virgen, el padre tiene la curiosa costumbre de volar como las palomas y tanto el padre, como el hijo, son el mismo personaje. Ya sé que resulta difícil de explicar pero no soy capaz de hacer que resulte más verosímil. Bueno, al menos, no os he fastidiado con ningún spoiler. Y eso que hay gente que espera la segunda temporada… desde hace siglos.

También hay otra familia que no habrá podido ir a vuestra manifestación. Ella, muy mona aunque muy delgadita, está divorciada. Como os lo digo. Al parecer, su matrimonio no iba bien y un día la pareja vio que a la relación le quedaban dos telediarios (o tres, si tenemos en cuenta el trabajo de ella). Ahora la chica mona vive felizmente (o no) en un cuento de hadas, con palacio y todo. Y no sólo eso, para su nueva pareja, ella es la reina de la casa.

No quiero seguir porque al final sólo podrá ir a la concentración la familia de vuestro póster y, teniendo en cuenta que la foto parece hecha en los años 70, quizá los padres estén en un asilo, el hijo en rehabilitación y las hijas… puede ser que las hijas sean monjas y se dediquen a la política. ¡Que el mundo da muchas vueltas!

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook