A los amigos de Podemos

MADRID. 31-1-15. MARCHA DE PODEMOS. FOTO: JOSE RAMON LADRA.

MADRID. 31-1-15. MARCHA DE PODEMOS. FOTO: JOSE RAMON LADRA.

Estimados amigos de Podemos:

En primer lugar, os quiero decir que no soy analista político. No tengo ni la más remota idea de cómo será España de aquí a cinco años. Sé cómo me gustaría que fuese Catalunya pero, si supiese algo sobre el futuro, no se me habría resistido tanto el hecho de acertar los seis dichosos números de la Primitiva.

En segundo lugar, me encanta que tengáis ilusión por cambiar España. Ya era hora que surgiera un movimiento alternativo desde la izquierda con la vocación de reformar este extraño país. Aunque, eso sí, nunca he logrado saber si España es de izquierdas o de derechas. Lo mismo me sucede con Catalunya, si os soy sincero.

En tercer lugar, no es que me caiga especialmente bien vuestro líder pero supongo que esto no trata de quién gana un concurso de simpatía. Por lo tanto, obviaré cualquier comentario sobre todo aquello que no soporto de él.

En cuarto lugar, quizá me equivoque, pero creo que muchos ya hemos desconectado emocionalmente de España. Nos importan más bien poco las corrientes ideológicas que están surgiendo últimamente en ella. Las sentimos ajenas porque hemos comprobado en nuestras propias carnes la poca calidad de su democracia y la nula capacidad de hacer política, si entendemos ésta como un espacio de diálogo y negociación. Y la responsabilidad de esa poca calidad democrática no es sólo de la casta, sino también de la izquierda complaciente, cobarde y cómplice.

Y, en quinto lugar, a pesar de todo os deseo suerte. Ojalá podáis cambiar algo las tendencias ideológicas y actitudinales de España. Eso sí, si echáis una ojeada a lo que están votando los ciudadanos de los países del norte de Europa, veréis que no vais a encontrar mucho apoyo en ellos.

Una vez aclarado esto, os pido que vayáis con cuidado con las toneladas de frustración que podéis generar. Habláis, por ejemplo, de cambiar la Constitución para apostar por una España federal. Por favor, advertid a vuestros votantes que se necesitan los votos de dos tercios de las dos Cámaras (Congreso y Senado) para poderlo hacer. Decidles también que el PP no tiene la más mínima intención de cambiar una coma de la Constitución, que la España federal le molesta, que se aparta de sus ideas tardofranquistas y que, o hay un giro radical a la izquierda, o lo del federalismo tiene menos futuro que Rajoy en una conferencia de TED.

Decidles también que el sueño de una república española es genial pero que todavía hay mucho monárquico suelto (también en la izquierda). Advertirles que la transición no ha finalizado aún, que hay muchos tics franquistas, muchos lobbies conservadores que van a dejarse la vida para evitar que eso suceda. Decidles, eso sí, que también hay una derecha más o menos oculta a la que no le importaría ver al rey firmando el finiquito. No todo tiene que ser tan negativo.😉

No busquéis ejemplos que puedan hacer daño a la gente, que puedan llevar a la frustración. No habléis de Venezuela, por favor. No os conviene. No nos conviene. No les habléis de Syriza o de Tsipras. Ya veis cómo se ha bajado los partenones. No simplifiquéis la realidad, ni construyáis mensajes que quepan en 140 caracteres pero que no hablen del cómo, tan importante como el qué. Explicadles que la Troika actúa como un psicópata pero decidles también que tiene mucho poder y que negociar con el FMI, el BCE y la Comisión Europea no tiene nada que ver con ganarle una tertulia a Marhuenda o a Inda.

Decidles también a los votantes catalanes que hay cosas que no vais a poder cambiar. No vais a poder cambiar (al menos a corto plazo) el rechazo mayoritario que los españoles tienen acerca de la diversidad cultural de este país. Por ejemplo, no se comprenden los espacios bilingües. Ningún gobierno central ha hecho el más mínimo esfuerzo pedagógico para que se comprendan. Todo lo contrario. Se han menospreciado todas aquellas lenguas que no son el castellano. No es una opinión. Es un hecho. Se han buscado votos apelando a la xenofobia anticatalana. Y ya podéis decir que leéis a Espriu o que cantáis L’estaca porque, lo que hemos podido comprobar muchos, es que no tenéis ni la más remota idea de lo que está sucediendo aquí (especialmente desde el 2010). Tenéis que venir más por aquí. Me gustaría ver a Pablo Iglesias en la próxima diada. ¿Por qué no? Que capte el ambiente. Barcelona está más cerca que Atenas. Y que se dé cuenta de lo que es realmente movilizar a la sociedad civil.

No vais a poder cambiar tampoco la idea de que no es lo mismo la solidaridad interterritorial que el expolio fiscal. No se comprende el matiz. Todo lo contrario. Los 16.000 millones de déficit fiscal que sufre Catalunya (ya sé que también otras comunidades sufren déficits parecidos) se contemplan como algo normal. Decidles que no hay la más mínima voluntad de que esto cambie.

En resumen, os deseo suerte. En contrapartida os demando responsabilidad, rigurosidad en vuestros mensajes, humildad y realismo. Eso sí, si soy sincero, espero ver vuestra revolución como vecino.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook