Dadentro, pafuera #PepGuardiola #CatalanofobiaInsideOut

guardiola

Estimado, o no, Manuel:

Aunque sospecho que no volverás al cine hasta que estrenen la segunda parte de “Franco, ese hombre” (que ya tiene el título provisional de “Franco, esos huesos”) voy a recomendarte una película. Se trata de “Inside out” o “Dadentro pafuera” en su versión choni/cateta. Por si no lo sabes, es la última maravilla de PIXAR. En ella no hay cerditos o perritos que hablan sino que los personajes principales son emociones. En concreto, las cinco emociones que mueven la trama principal son la Alegría, el Miedo, la Tristeza, el Asco (no me preguntes por qué es un personaje femenino. Quizá está inspirado en Sánchez-Camacho) y la Ira. Esta última emoción está representada por un tipejo de color rojo, bajito y con cara de mala hostia (un poco como Soraya Sáenz de Santamaría después de un día de playa, para que te hagas una idea).

iraAhora quizá te estés preguntando, ¿qué cojones está intentando contarme este indepe de mierda? Te lo explico por una razón: desde hace tiempo tengo la impresión de que cuando algunos escucháis palabras relacionadas con Catalunya se desata el tipo de color rojo, bajito y con cara de mala hostia (que, eso sí, todos llevamos dentro de alguna manera). Así, emerge de decenas de formas diferentes (tertulias, artículos de opinión, conversaciones de bar, redes sociales…) ese tipejo asqueroso e irracional que tanto dificulta la convivencia. No voy a hacer spoilers, pero la película de PIXAR retrata de manera excepcional la imprescindible gestión de las emociones que todos debemos llevar a cabo. Un pedante lo llamaría “inteligencia emocional”. Yo prefiero hablar de “córtate un poquito que, para escenas de histeria, ya están los culebrones”.

Sé que superar una ruptura sentimental es complicado. Vuestra pasión, vuestro amor irrefrenable por Catalunya están fuera de toda duda. Todos habéis leído a Espriu, desayunáis crema catalana y tenéis a algún pariente en Vic. Pero el hecho de que tengamos ganas de que se inicie la demolición de la Delegación del Gobierno en Catalunya para poder ver el mar desde el Born, no significa que os odiemos. Ya sabes lo que se dice en estos casos: “no eres tú, soy yo”, “podemos acabar como amigos”, “te escribo un whatsapp y quedamos”…

La independencia de Catalunya no te va a suponer graves problemas (bueno… los 16.000 euros menos del déficit fiscal, el 24% de impuestos recaudados y el equivalente al 18/20% del PIB español quizá lo notes un poquito). Pero, más allá de estas nimiedades, podrás seguir viniendo a Port Aventura, continuarás teniendo la posibilidad de bañarte en la Costa Brava o de disfrutar del espectáculo de las fuentes de Montjuïc. Ya verás cómo, si te relajas con nosotros y le das vacaciones al tipejo rojo y bajito, dejarás de tener ganas de fusilar a nadie. Deja eso para las performances que organizaba Franco.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook