Carta a la Fundación Francisco Franco

FNFF Logo 1

Estimados, o no, miembros de la FFNF:

En primer lugar, dejadme que haga un pequeño comentario sobre vuestro nombre. Yo creía que, como en Estados Unidos tienen al KKK, vosotros seríais la FFF. Sin embargo, os habéis añadido la N de Nacional para evitar confusiones y, de paso, joderme el chiste. Gracias. De nada. Una última cosa antes de entrar en materia: teniendo en cuenta lo que hizo vuestro gurú, ¿no sería más correcto el naming de Fundición Nacional Francisco Franco? Pensadlo bien.

He estado navegando por vuestra página web y es muy buena. Hay un videotutorial llamado “Qué es España” (muy divertida la voz en off) y un montón de artículos tan trendy como “España, Patria y Ejército”, “Franquistas del siglo XXI” o “Santiago el Mayor: hijo del trueno, Apóstol y Patrono de España”. Es un poco como el Reader’s Digest pero sin consejos de salud. A no ser que entendáis salud como aquello que se conservaba en la época del franquismo si no se pasaba por el garrote vil. Tampoco hay consejos sobre sexualidad… Bueno… perdón… quizá sí. En la editorial de este mes hacéis las siguientes afirmaciones: las uniones sanas y naturales se han mistificado por parejas de hecho variopintas con las ecuaciones más dispares entre miembros del mismo sexo, sodomitas, invertidos, travestidos, homosexuales, lesbianas y viceversa, con permisión para la adopción y pérdida de los roles de sus progenitores y de los referentes paterno y materno filiales. Que digo yo… ¿se puede saber qué significa “lesbianas y viceversa”? Ya sé que podría ser un buen nombre para un grupo punk pero no acabo de entender a qué os referís. Por cierto, en vuestra cosmogonía lingüística yo diría que sodomita, invertido y homosexual es lo mismo, ¿no? ¿Por qué utilizáis tantos sinónimos? ¿Para que parezca que estamos invadidos por personas no heterosexuales? Está bien, con la intención de que parezcáis muchos, a partir de ahora para hablar de los franquistas me referiré a los fachas, casposos, retrógados, reaccionarios y nostálgicos. Así dará la impresión de que sois multitud.

También me gustaría realizar una pequeña observación sobre otro párrafo de la misma editorial: la sociedad se ha afeminado considerablemente, queriendo presentar ciertos vicios como virtud, síntomas del alejamiento de las épocas heroicas y de la inmersión en periodos de decadencia y degeneración cultural. Una pregunta: ¿habéis escuchado en alguna ocasión la voz de Franco? Supongo que sí. Ahora que no nos oye nadie: ¿no os parece un poco… afeminada? A ver… no era Constantino Romero precisamente. No tenía la voz de Darth Vader o Clint Eastwood. Era más bien una mezcla entre un Minion y Papá Pitufo con cinco mojitos entre pecho y espalda. No es que quiera hacer mofa y befa de vuestro ente superior pero… reconoced que muy machote no parecía. Que no le temblaba el pulso para firmar sentencias de muerte quedó claro pero machote, machote, del tipo Christian Grey o Nacho Vidal… va a ser que no. De hecho, en su infancia le llamaban cerillito. Poned aquí un emoticón divertido.

La editorial de junio de 2015 también resulta cautivadora: Francisco Franco avanzado en su tiempo, analista de la historia, con la sabiduría necesaria que reportan los conocimientos teóricos y técnicos de los asuntos y la inteligente prudencia que dispone la aplicación de los conocimientos adquiridos al servicio del bien común y los intereses de su nación, supo, tanto en la guerra como en la paz, salvaguardar lo necesario para que la dignidad humana, el progreso, la justicia y la libertad volvieran a ser atributos reales, no meramente formales. Su inteligencia, honestidad, prudencia, valentía, carisma y dotes de mando le hicieron sortear todas las enormes dificultades que tuvo, tanto en el interior del régimen, como en el exterior de las potencias vencedoras en la II Guerra Mundial.

¿Habláis de la inteligencia de Franco? En la academia militar quedó en el puesto 251 entre los 312 de su promoción. Vamos… que casi le dan dos medallas: una por cortito y otra por si la perdía.

Del párrafo que acabamos de leer me gusta especialmente la frase: supo, tanto en la guerra como en la paz, salvaguardar lo necesario para que la dignidad humana, el progreso, la justicia y la libertad volvieran a ser atributos reales, no meramente formales.¿Dignidad humana? ¿Progreso? ¿Justicia? ¿Libertad? Si un día hay un eclipse total en España, no les preguntéis a los astrónomos la causa. Serán vuestros franquistas testículos los que habrán tapado por completo el Sol para sumir al país en la noche más oscura. Y es que hay que tenerlos como Saturno, con sus anillos correspondientes, para realizar esta afirmación. La DIGNIDAD HUMANA está en las cunetas de las carreteras esperando a que este país se abrace al PROGRESO moral para que se haga JUSTICIA y podamos afirmar que, por fin, esta democracia low cost respira LIBERTAD.

En resumen, superadlo. Franco se murió. El viejo la palmó. Se pudrió bajo una losa que pesa toneladas. Ya podéis utilizar la ouija o rezar a todos los santos del calendario. No volverá. Y España tiene la necesidad urgente de cerrar heridas. Pero estas heridas no se cerrarán hasta que todos los neofranquistas abandonéis las estructuras de poder. Ya podéis montar conferencias, seminarios, aquelarres o performances con el brazo en alto. Este país necesita liberarse definitivamente de vosotros. España no es vuestra franquicia (prometo que no he querido hacer un chiste lingüístico… o sí).

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook