La promiscuidad femenina según el PP

pp

Estimada, o no, Fundación Mujeres en Igualdad:

De los creadores de “Llevaba la falda muy corta y por eso la violaron”, éxito cinematográfico que continuó con “Si no te hubieses puesto esa blusa con tanto escote, no te hubiese pasado nada” ahora llega a las pantallas “No seas guarrindonga y parecerás tan pura y virginal como nosotras”.

Qué sutil eso de desviar la atención y echarle la culpa a las mujeres. En un mundo en el que las víctimas son las culpables y los culpables se disfrazan de bondadosos, ya nada nos puede extrañar. Al final, se trata de dar caña a las mujeres promiscuas porque así parece dictarlo esa maravillosa moral que todos conocemos tan bien. Si es que la culpa fue de Eva. A quién se le ocurre comer del fruto prohibido y provocar que todos carguemos con la culpa del pecado original. Tendría que haberse ido a un Mc Loquesea a ponerse de hamburguesas hasta las trancas. Menos mal que lo de comer hamburguesas no está penalizado en esa maravillosa moral que todos conocemos tan bien. Si no, ya estaría Rouco Varela, en su ático de lujo, tildando de degenerados a todos los que decidieran meterse entre pecho y espalda un Whopper con su cebollita y su tomatito. Pero, claro, comer no es pecado pero el sexo… ¡Uy, el sexo! ¡Qué malo es el sexo! Como diría Woody Allen: “¿Es sucio el sexo? Sólo cuando se hace bien”.

No, el sexo no es el origen del mal. Y mucho menos la promiscuidad. El origen del mal es la violencia, la imposición o el dominio basado en la fuerza. Por eso, el principal culpable en los casos de maltrato es el agresor. Y digo “principal” porque también hay otros culpables: jueces que cargan con juicios de valor anacrónicos sus sentencias, el machismo institucionalizado, el amarillismo de algunas informaciones o esa maravillosa moral que todos conocemos tan bien y que ha dividido el mundo entre buenos y malos, dependiendo de si el sexo se realiza por placer o para procrear.

Que una mujer tenga las relaciones sexuales que le apetezcan no está relacionado con la probabilidad de ser agredida, como tampoco recibir subvenciones está relacionado con la probabilidad de escribir buenas guías.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook