Hola, ¿hay alguien ahí?

mordor

Venga, de acuerdo. Imaginad por un momento que nos habéis convencido. España existe desde hace 3000 años (Aguirre dixit) y Catalunya ha estado unida siempre a España. España es una sola nación. Catalunya nunca ha sido una nación, ni ha tenido estructuras de estado, ni siquiera Constitución. El catalán es un idioma inútil (Twitter dixit) y nunca se ha obligado a nadie a hablar en castellano (Campechano dixit) . El catalán no sirve para nada porque, teniendo el castellano, resulta inútil utilizarlo. Y es que hablamos en catalán para fastidiar. Además, multamos a los que rotulan en castellano sus negocios, prohibimos a los niños hablar en castellano en el patio de los colegios y la inmersión lingüística provoca dificultades de aprendizaje en los niños (caverna dixit).

Si Catalunya se independiza vagará por el espacio (Margallo dixit), cosa que resulta imposible porque la patria es anterior a la democracia (Chicharro dixit). Tampoco se puede compartir el derecho a decidir (Rubalcaba dixit) y ERC quiere situar a Catalunya como un estado que viola la legalidad y que se financia con el tráfico de estupefacientes (Gallardón dixit). Por otra parte, en Catalunya queremos votar para acabar con la democracia igual que pedían las S.A. Nazis (Loquillo dixit). Además, deben votar el 100% de españoles para que el 84% decida si el 16% se puede independizar (muchos “dixit”) porque, al fin y al cabo, somos tierra conquistada (Fraga dixit).

Imaginad también que Guillermo F. Vara tenía razón cuando afirmó que tenemos que devolver a las 150.000 personas (más hijos y nietos) que fueron sustraídas de Extremadura y Andalucía. O que admitimos que el Camp Nou lleno de estelades es como el estadio de los JJOO de Berlín en el 36 (Pedro J. Ramírez Dixit). O que damos la razón a Esperanza Aguirre cuando afirmó que Catalunya se convertirá en una república bananera si se independiza.

Imaginad también que Catalunya se parece a la Italia o la Alemania de los años 30 (Felipe González dixit), es decir, que somos unos fascistas y/o unos nazis (comparación extremadamente recurrente).

Imaginad que el déficit fiscal es una invención, que Catalunya resulta muy beneficiada económicamente por el hecho de pertenecer a España, que el corredor mediterráneo tiene que pasar por Madrid, que el sistema ferroviario radial español es la mayor contribución a la humanidad desde que se inventó la rueda, que el aeropuerto de El Prat no tiene derecho a convertirse en un aeropuerto hub porque para eso ya está el de Barajas.

Imaginad que España recibe el premio Montesquieu por su eterna vocación de separar los tres poderes, que el Tribunal Constitucional es poco menos que el Oráculo de Delfos, que los presidentes de España son supermanes renacentistas con amplios conocimientos sobre todas las materias y que, incluso, tienen el First Certificate (venga va… el Proficiency).

En definitiva, imaginad que los catalanes somos un efecto óptico, un capricho de la naturaleza, una extraña forma de vida incapaz de tomar decisiones si no forman parte del destino universal de todos los españoles.

Vale, de acuerdo, pero después de las amenazas, de las sanciones, de los insultos y del miedo, no estaría mal que os hicierais una pregunta: ¿cuál es el atractivo proyecto de España que se supone que nos tiene que convencer para que renunciemos a un estado nuevo en el que poder empezar desde cero? …………………………………………………. Silencio……………………………….. Cri, cri, cri……………………………….. Hola, ¿hay alguien ahí?

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook