Trainspotting político

electricas

Elige una portada, elige un titular, elige una tertulia, elige una audiencia. Elige un mensaje grande que te cagas. Elige asesores, community managers, spin doctors y chupatintas varios.

Elige la foto, ponle photoshop y maquillaje. Elige pagar comisiones a porcentajes fijos, elige un sobre, elige a tus amigos.

Elige ropa de marca y relojes a juego. Elige pagar a plazos tu dignidad a cambio de entrevistas.

Elige el programa y pregúntate quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el mejor despacho para leer encuestas que emboban la mente y aplastan el espíritu, mientras llenas tu boca de frases hechas.

Elige pudrirte de viejo en el Senado o dando vueltas en una puerta giratoria, siendo una carga para esos niñatos egoístas y hechos polvo que te votaron. Elige su futuro. Elige tu vida.

“Pero, ¿por qué ibas a querer algo así? Yo elegí no elegir la política. Yo elegí otra cosa, y las razones.. No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes demagogia? La gente se cree que esto no es mas que miseria y desesperación, y muerte, y toda esa mierda que no hay que olvidar”.

“Pero de lo que se olvidan, es del placer que supone. De lo contrario, no lo haríamos, después de todo no somos gilipollas…bueno, quizá sí”.

Coge el mayor soborno que hayas recibido, multiplícalo por mil y ni siquiera andarás cerca. Cuando estás enganchado tienes una única preocupación: pillar. Y cuando te desenganchas, de pronto tienes que preocuparte por un montón de otras mierdas.

No tengo dinero, no puedo comprar cargos. Tengo dinero, miento demasiado. No consigo una secretaría, no tengo ministerio. Tengo un cargo, demasiado agobio.

“Tienes que preocuparte de las sonrisas, de la gomina, de algún político de la oposición que nunca gana, de las relaciones personales y de todas las cosas que en realidad no te importan cuando estás enganchado al poder. El único inconveniente, o al menos el mayor inconveniente, es que tienes que aguantar a todo tipo de capullos diciéndote: “jamás me dedicaría a la política, es todo puta mentira, no jodas”, “es desperdiciar tu vida, destrozarte el cerebro con esa mierda”, “las oportunidades que has tenido, hijo, las has desperdiciado metiéndote en las listas con esa porquería”.

“De vez en cuando, incluso yo, he pronunciado las palabras mágicas: “nunca más tío, me quito de este rollo”.

He terminado con esta mierda, esta vez lo haré bien, voy a llegar hasta el final: “calentaré el sillón en el consejo de administración de alguna eléctrica”.

BASADO EN EL MONÓLOGO INICIAL DE “TRAINSPOTTING”.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook

Advertisements