Fascistizante no es lo mismo que fascinante. #FelipeGonzález

felipe

Estimado, o no, Felipe:

Te escribo preocupado. Hoy ha salido un tío en La Vanguardia que ha dicho que “la reforma (no sé si de la Constitución o del lavabo del Congreso) debe reconocer a Catalunya como nación”. Pero lo más fuerte es que, en la foto que hay al lado del titular, se parece a ti. Es cierto que en la imagen no aparece en plan “Copito de nieve en yate” pero yo juraría que eres tú. De hecho, el pie de foto dice “Felipe González”. Y, joder… estoy preocupado porque no puede ser que tú digas esas cosas, después de habernos llamado fascistas/nazis. O te has bajado los pantalones hasta los tobillos y caminas como “Los pingüinos de Madagascar” o es que el doctor Francoenstein te ha clonado para agitar el soberanismo catalán. ¿Tienes algún hermano gemelo que esté en plan “postureo catalán”? Si es así, me temo que en los próximos días vamos a verle en los medios de comunicación asegurando que le mola mucho Catalunya, que veranea en Calella, que siempre pide de postre crema catalana y que es más del Barça que el espíritu de Joan Gamper. Y, si te digo la verdad, no me apetece mucho. Una sesión de masaje unionista es algo que no podré soportar.

Dile a tu hermano, por favor, que no haga el ridículo. Que para eso ya está Iceta cuando se hace fotos a lo Indiana Jones. Intenta convencerle de que ni el autoritarismo, ni el paternalismo funcionan ya. Que a algunos ya se nos ha indigestado la Constitución desde el preámbulo, sobre todo cuando es de tapa dura. Y que preferimos ser albaneses que súbditos sumisos y dóciles. Que una cosa es no entender el humor catalán y otra que nos insultéis y después juguéis a ser una mezcla de Gandhi y Martir Luther King Jr con acento de la plana de Vic.

Pero antes de despedirme, déjame que te diga una cosa: jamás me levanto fascistizante. Me puedo levantar deprimido un lunes por la mañana, con dolor de cabeza o de espalda pero fascistizante, nunca. De hecho, no tengo ni la más remota idea de qué significa fascistizante. ¿Tiene algo que ver con llenarse la boca con la palabra democracia y después impedir votar cuando el resultado no te gusta? ¿Está relacionado con el terrorismo de estado y cadáveres enterrados en cal? ¿Es cuando sigues cobrando un sueldo vitalicio como expresidente aunque tengas una meganómina en una empresa privada? ¿Es cuando antes se podía ser socialista y ahora la única socia lista es la que cobra prejubilaciones de empresas con ERE’s en las que nunca ha trabajado? No sé si esto es fascistizante, pero sí fascinante.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook