El show de Pablo #SexoDuro

pablo

Estimado, o no, Pablo:

Te escribo porque me acabas de romper los esquemas. Y es que jamás he probado el látigo. No sé… quizá es que soy más clásico. No me veo vestido de cuero y en plan Indiana Jones. Crecí con “9 semanas y media”. Qué quieres que te diga, ya sé que es muy cutre. Por eso concibo más el misionero, el perrito, el pablemos… ¿Ah, que no sabes qué es el pablemos? Consiste en abrir la bocaza en los mítings para decir estupideces, mientras te meten la coleta repetidas veces ante los aplausos enfervorecidos de una audiencia deseosa de federarse con nacionalistas españoles. ¡Eso sí que da morbo y no el látigo! Corres el riesgo de que el pelo se te enrede con la campanilla y acabes sonando como el Big Beng cada vez que pronuncias la palabra “casta”, pero la gente que lo ha probado está muy contenta. ¿Por qué te crees que Errejón abre tanto los ojos? Ding, dong… Ding, dong…

En fin, cambiemos de tema.

Te veo un poco etnicista últimamente, ¿no? Es que he leído una frase que creía que era de algún reaccionario pero, mira por dónde, era del revolucionario de La Sexta: “esa gente que tiene padres andaluces o abuelos extremeños tiene que sacar los dientes e ir a votar para echar a Mas y a Rajoy”. Si sigues por ese camino, ¿habrá que empezar a distribuir a los catalanes por sus orígenes? Vamos a ver… no se me apelotonen… los que tengan padres andaluces, por favor, se me colocan en este círculo… Aquellos, que tengan abuelos extremeños… vayan pasando a este otro círculo de revolucionarios… Tú, no por favor… que tienes padres y abuelos catalanes… Venga… circulen… circulen…

En fin, Pablo, ¿no crees que deberías abandonar los chascarrillos castizos que tanto nos resbalan y empezar a actuar como alguien que se supone que quiere liderar un país? A veces tengo la impresión que todavía no has salido de un plató de televisión. Eres como el protagonista de “El show de Truman” pero un día te vas a pegar tal hostia contra el decorado que te van a tener que escayolar hasta la coleta.

Ah, por cierto, nací en Barcelona, soy hijo de padre aragonés y madre catalana. Votaré independencia para que nadie venga desde Madrid a darnos lecciones con tufo racista.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook