Don Pedrote y Sancho Iceta

Estimados, o no, Don Pedrote y Sancho Iceta:

No sé si estaréis de acuerdo pero creo que deberíamos hacer un crowdfunding para construir un monumento que reconociese la labor que realizan los spin doctors con los partidos políticos. Abro paréntesis patrocinado por la Wikipedia: en relaciones públicas, spin es una forma de propaganda, utilizada a través de la provisión de una interpretación de un evento o campaña que consiga persuadir a la opinión pública en favor o en contra de una cierta organización o figura pública. Así un “Spin Doctor” sería una entidad encargada de la orquestación de esta propaganda.Cierro paréntesis patrocinado, a petición de Miquel Iceta, por la Royal Ballet School.

No soy spin doctor pero tengo la sensación de que una obsesión circula por esas maravillosas reuniones de brainstorming (¿otro anglicismo, Àlex? No sólo eres indepe, también pedante). Me refiero a la obsesión por humanizar al político. La conclusión debe ser que el político debe estar cerca de la gente porque así le votan. Después, cuando ya tenga su asiento calentito en el parlamento de turno, será hora de encerrarse en su micromundo político, lo cual no deja de ser normal… o no. Sin embargo, nos podrían haber ahorrado el espectáculo del político en campaña.

Y es que el político en campaña está dispuesto a hacer de todo. Se trata, o bien de exteriorizar una habilidad que ya posea de antemano (Xavier García-Albiol nos demostró su afición al baloncesto en el inicio de la campaña) o bien de aprovechar un paseo por la ciudad para realizar cualquier tipo de actividad que surja (en su momento, Xavier Trias se unió a una partida de petanca con un grupo de jubilados). Lo de besar niños ya está muy visto. Además, se corre el riesgo de que el niño se ponga a llorar. Como disfrazarse de Pocoyo para que el niño no llore es algo que ningún político estaría dispuesto a hacer, los spin doctors deben idear otras estrategias:

Spin doctor: Miquel, ya sabes… empieza la campaña y debemos conseguir romper esa imagen de tío aburrido. Hemos hecho un estudio y el tropocientos por ciento de los catalanes no se iría de vacaciones contigo. Hemos pensado que deberías hacer algo divertido.

Miquel Iceta: Puedo explicar chistes de catalanes. Por ejemplo: ¿qué hace un catalán si tiene frío? Se pone al lado de la estufa. ¿Y si tiene mucho frío? La enciende.

Spin doctor: No, Miquel. Creo que no es buena idea… No sé… ¿Te gusta la música?

Miquel Iceta: Mucho… y soy un excelente bailarín.

Spin doctor: ¿Bailarín? Jamás lo hubiera dicho. ¿Hay algún grupo de música que te guste especialmente?

Miquel Iceta: Queen.

Spin doctor: Ah, estupendo. Pues, al acabar los mítings, ponemos alguna canción de Queen y, como quien no quiere la cosa, te pones a bailar.

Y así hemos llegado al vídeo viral.

Yo, Miquel, no votaría a alguien que baila como el oso Yogui. De hecho, tampoco votaría a alguien que bailase como Mijaíl Barýshnikov, simplemente por gozar de ese talento. Sin embargo, hay algo que sí que me ha provocado cierta ternura: tu capacidad para desinhibirte y bailar con esa soltura y alegría. No me lo esperaba y te felicito. Ojalá volcaras tantas energías en que el PSC recuperase cierto catalanismo militante y cierto espíritu revolucionario pero me temo que eso ya no te hace mover la cintura (llámalo cintura o tórax bajo). En fin, sólo pido verte bailar “The show must go on” si logras mantener un número decente de diputados o “Another one bites the dust” si dejas al partido en la indigencia política. Pero déjame que canturree un poco antes de despedirme: another one bites the dust. Another one bites the dust. There are plenty of ways you can hurt a man and bring him to the ground.

PD: espero que no os hayáis molestado por lo de Don Pedrote y Sancho Iceta pero es que sois clavaditos a los personajes de Cervantes. Espero, eso sí, que Pedro Sánchez no crea que Soraya Sáenz de Santamaría es Dulcinea. Ya sé que es complicado pero más complicado es el federalismo y ahí lo tienes dándolo todo.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook