García Albiol: videncia nivel Jedi

albiol

Estimado, o no, Xavier:

No sé si te ha pasado alguna vez lo que me ha sucedido a mí esta mañana. Te pido que no sé lo digas a nadie pero, cuando me quiero reír un rato, me da por navegar en las webs de los periódicos de la caverna. Pues nada, estaba yo naufragando por el ABC y, de repente, he tenido una epifanía. Como con el primer beso, el primer amanecer en brazos de tu pareja o como con la primera patada de un balón en los testículos. Ups… creo que he roto el romanticismo de la carta, ¿no? Bueno… lo que te decía, he tenido una especie de revelación parapsicológica de la que aún no me he repuesto. Y es que, bajo tu foto de galán cinematográfico, he podido leer un titular que parecía escrito por el padre Karras de El exorcista: “miles de catalanes quieren votar al PP pero no lo saben”. Uuuuuhhh!!! Sólo de leerlo, se me eriza la voz y se me quiebra el vello… o algo parecido. Y es que yo tuve una experiencia que guarda cierta semblanza. Te contextualizo la situación:

Barcelona. 02:30. La discoteca estaba abarrotada. De repente, entró por la puerta la mujer más espectacular que había visto en mi vida (no era Soraya SS, te lo puedo asegurar). Alta, rubia, ojos verdes… Uf, se te derretiría la gomina ante su presencia. Pues en eso que cruzamos nuestras miradas y fue tal el flash que me recorrió el cuerpo, que se fundieron los cubitos de mi cubata. Pero lo mejor aún estaba por venir. Se acercó y me pidió que le invitara a algo. Y fue en ese momento cuando me visitó una especie de inspiración divina y le dije: “estás enamorada de mí, pero no lo sabes”. ¿Sabes qué sucedió después? No te lo vas a creer. Sonó el cabrón del despertador. 7 de la mañana, ducha rápida, café y al curro a seguir con esta mierda de vida.

Son bonitos los sueños. Te reconcilian con aquello que no eres. Por eso, si tus proyectos son un fracaso, siempre puedes pasearte por la calle pensando que eres un ídolo para los demás, aunque aún no lo sepan. Esperamos ese momento, ¿no? Miramos el calendario con la sensación de que lo mejor aún está por llegar. Y, como decimos en catalán: “tal dia farà un any”. Yo, de todas maneras, no he llegado a tu maestría Jedi. Eres capaz de vaticinar que hay miles de catalanes que quieren votar al PP pero no lo saben. Si es que, para llegar a ese nivel de conocimiento telepático, o esnifas Espidifén mezclado con Wasabi, o es que eres un elegido de los dioses del Olimpo de la calle Génova. En todo caso, adjunto a esta carta mi admiración como vidente. Pero, antes de despedirme, permíteme un pequeño consejillo: échale un vistazo a los resultados electorales. Pero hazlo sin tabla ouija, por favor.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook