Si pudiera, el @abc_es canonizaría a Benzema

benzema tapa-abc-messi-evasion_2

Estimado, o no, director del ABC:

Qué grandes verdades nos depara la poesía. Y no me refiero a frases como: ¡Viva España! ¡Viva el rey! ¡Viva el orden y la ley! Que, más que frases, parecen pareados de un rapero de las Nuevas Generaciones del PP (curiosa mezcla, por cierto). Cuando afirmo que la poesía nos depara grandes verdades hago referencia a la famosa “ley Campoamor”: en este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira. Si, además, te deslumbras de estar tanto rato “cara al sol”, la percepción de la realidad puede resultar desastrosa.

Sin embargo, más que las cargas de subjetividad con las que percibimos la realidad, lo que es preocupante es el relato que ofrece el mundo periodístico cuando se chuta en vena unas excesivas dosis de subjetividad y de parcialidad. Y es que, no hay más que poner dos informaciones juntas para percibir que “en este mundo traidor/nada es verdad ni es mentira/todo es según el color/de la camiseta a la que admiras”.

Tenemos dos imputados y dos informaciones en el mismo diario (el vuestro):

  • Messi. Vestido con la camiseta del Barça. Cara de mala hostia. Expresiones claras: “denuncia”, “fraude”, “urdir un plan”… Impresión del lector: ¡¡¡a la trena!!! ¡¡¡Qué cojones!!!

  • Benzema. Chandal de la selección francesa. Abrazado a su supuesto amigo. Expresiones claras: “triunfador”, “musulmán pacticante (sic)”, “ayuna”, “relaciones de hermano”… Impresión del lector: ¿¿¿por qué no lo han canonizado ya??? ¡¡¡Da igual que sea musulmán pacticante (sic)!!! ¡¡¡Qué injusta es la vida!!!

En fin, me parece que se os ha olvidado incluir titulares como: “la jueza imputa a Benzema por el chantaje sexual a Valbuena”, “la fiscalía de Versalles acusa al futbolista de complicidad en tentativa de extorsión” o “Benzema pasa la noche en comisaría por el caso de chantaje sexual”. Ésa es la realidad.

El storytelling es una de las grandes técnicas que se practica en el periodismo español. Básicamente consiste en construir historias alrededor de un personaje para demonizarlo o para elevarlo a los altares de las glorias universales. Todo depende de los intereses políticos, económicos, ideológicos, religiosos o deportivos a los que se adscriba el emisor de la información. Ante cualquier situación de crisis, siempre hay plumillas dispuestos a escribir cuentos de terror o de hadas, dependiendo de quién sea el héroe o el villano. Por eso son tan y tan divertidos estos tiempos. Porque la mediocridad, la podredumbre y la indigencia intelectual alimentan, día sí, día también, los medios de comunicación. El periodismo ha muerto y ha nacido la propaganda transmedia. Se construyen, a través de diferentes canales, relatos inspirados lejanamente en la realidad para alimentar el subconsciente de la población con diferentes ideas que dicta algún gurú desde su despacho. Así, el campechano es eso, campechano y no un asesino de animales protegidos; Aznar es el súmmum del pensamiento occidental y no la mediocridad con forma de ADN; Rajoy es un hombre de Estado y no un hombre en estado políticamente catatónico y Benzema es el triunfador de barrio y no un chantajista sexual. Precioso. Realmente precioso. Pues sí: en este periodismo traidor/nada es verdad, todo es mentira.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook