¡Basta ya de periodismo manipulador!

abc1

abc2

Estimado, o no, director del ABC:

Nadie merece ser víctima de la violencia. Nadie, absolutamente nadie. La violencia es la negación de tantos derechos y libertades que no debemos concedernos ni un sólo segundo de duda ante la condena. Pero hay un tipo de violencia que también se debe condenar. Es sutil, se cocina a fuego lento y, a veces, pasa inadvertida. Es la violencia que construye imaginarios colectivos con el uso de todas las herramientas de la propaganda. Se exageran anécdotas para que pasen a ser grandes historias, se crean villanos con la vocación de película Disney y se escriben relatos que se mezclan con la opinión, que se mezcla con la tergiversación, que se mezcla con la distorsión, que se mezcla con la mentira, que se mezcla… Y es que vuestra portada de hoy podría ser válida para el 28 de diciembre pero el día de los inocentes todavía no ha llegado. O a Rajoy le ha besuqueado el hematoma un ejército de abuelas con los labios pintados o es que os habéis pasado veinte pueblos con el Photoshop. Bueno, vosotros tenéis una tercera versión:

abcrajoy

Pues suerte que estaba en versión óptima. Llega a estar en versión borrador y Rajoy se hubiese parecido a Donald Trump, el único ser humano hecho con frenillo de burro y pelo de algodón de azúcar (el chiste es de John Oliver, cuyo programa Late Night Week recomiendo con todas mis fuerzas).

No nos merecemos esta violencia mediática, este insulto a la inteligencia de la ciudadanía. No nos merecemos que nadie saque rédito electoral con la agresión. No nos meremos, ni se que crucifique a un menor, ni que se le haga héroe de ninguna causa perdida. No nos merecemos a expertos florero que convierten las tertulias en un párrafo más de esos relatos perversos que pretenden adoctrinar a las masas. No nos merecemos estos medios de comunicación carroñeros que, desde su imaginario púlpito moral, pretenden que nos creamos sus mentiras y que menosprecian los años de estudios y de trabajo que todos hemos dedicado a la construcción de esta sociedad. No nos lo merecemos.

Basta ya. La democracia necesita medios de comunicación que la fortalezcan, que denuncien las injusticias, que sean vigilantes del poder, que auditen diariamente la acción política, que no sean palmeros de las grandes empresas, por mucho que les que compren espacios publicitarios. Minusvalorar el papel del periodismo es tan grave como insultar a la ciudadanía con maniobras bobaliconas propias de un gacetillero low cost. Basta ya de tratarnos como infranormales. Basta ya de que algunos directores de periódico, embriagados de vanidad y complacencia, se dediquen a intoxicar y a situar la inteligencia colectiva en el peor de los lugares: el menosprecio. ¡Basta ya!

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook

 

P.D. Os seguís cubriendo de gloria. ¡¡¡Viva el periodismo!!!

abc3