“No sé cómo explicarlo” sería un buen eslogan de Ciudadanos

Estimada, o no, Virginia:

Efectivamente, no sabes cómo explicarlo. No te preocupes, yo tampoco. Si yo fuese candidato de Ciutadans, also known as Ciudadanos, tampoco sabría explicar nada. No sabría qué ideología tener, ni cómo pedir el voto. Sólo sabría que, como líder, tendría al más ubicuo en la televisión de los personajes universales. Ríete de Mickey Mouse y Homer Simpson. De hecho, estoy esperando que se cree un grupo en Facebook que se llame “Señoras que ven a Albert Rivera en la tele a todas horas aunque esté apagada”.

Pues sí, Virginia, resulta difícil transmitir al electorado qué es Ciudadanos. Queda muy bien decir que eres de centro. Es un intento de que el electorado piense que no eres un corrupto de derechas, un desorientado socialista o un radical de Pablemos. El centro como concepto. No sé… no acabo de verlo claro. Sí que tengo claras otras cosas: que Chanquete ha muerto, que en mi funeral no quiero que suene reggaeton y que el centro no existe. Es como decir que eres apolítico. Lo que eres es un ignorante que no te importa lo más mínimo el mundo en el que vives. ¡Que pagas impuestos, campeón! ¿Te da igual si hay o no un hospital cerca cuando te pones enfermo porque la pasta, tu pasta, se ha dedicado a construir una línea de AVE que utilizan cuatro personas mal contadas? Pero no nos desviemos del tema, Virginia, porque al final acabaremos en un aeropuerto sin aviones, cortesía del PP. Hablábamos de qué ideología tiene Ciudadanos. En mi muy humilde opinión, el mundo de la política es como el mercado del papel higiénico. Todos los partidos políticos te venden la idea de que cumplen funciones diferentes y, sobre todo, de que lo hacen de manera diferente, porque ellos son muy listos y honestos, y los otros no. Al final, todos deberían realizar la misma función que la que desempeña el papel higiénico pero… ¿sabes esa sensación de desamparo que entra cuando descubres que se ha acabado el último rollo y que sólo quedan palitos para los oídos? Pues eso es España en la actualidad.

Ciudadanos, además, tiene un problema: se ha creado en menos tiempo de lo que tarda Albert Rivera en cambiar de plató. Y eso es peligroso, al menos para el mensaje que pretende transmitir: somos la Heidi de la política, puros, sinceros, verdaderos… Por cierto, ¿te sabes el chiste de Heidi? ¡Sube Clara! ¡Deja, deja que ya subirá espesa! Otro día te lo cuento. En fin, Virginia, pasar de 0 a 100 en un segundo es complicado. Las ideas, los proyectos colectivos, necesitan cocinarse a fuego lento. Porque, si no, como candidata, tu discurso acaba pareciéndose al de Miss Panamá 2009 que, cuando le pidieron que explicara la frase de Confucio “aprender sin pensar es inútil” ella dijo: “Confucio fue uno de los que inventó la confusión y por eso… se le ha… de lo más antiguo, fue uno de los chinos, japoneses que fue de lo más antiguo. Gracias”. O, peor aún, Miss Honduras 2009, ante la pregunta: ¿si usted tuviera la oportunidad de que se le cumplieran tres deseos cuáles serían?, ella dijo: “primeramente estar con mi familia, tener mucha salud y ser muy inteligente”. Pues eso: ser muy inteligente.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook