Y Rajoy dijo: “dejad que los niños se acerquen a mí”

rajoy

Capítulo 10

Rajoy enseña que sólo él puede salvar a España — Bendice a los niños pequeños — Rajoy aconseja al joven rico, predice su propia muerte y no sana al ciego Bárcenas.

1 Y partiendo de allí, fue a la región de Madrid y al otro lado del Manzanares; y volvió el pueblo a reunirse con él, y de nuevo les enseñaba como solía.

2 Y acercándose los podemitas, le preguntaron, para tentarle, si era lícito pagar en negro una sede del PP.

3 Pero él, respondiendo, les dijo: ¿Que os mandó Iglesias?

4 Y ellos dijeron: Iglesias permitió el 15M y las tertulias con Marhuenda y Don Pantuflo.

5 Y respondiendo Rajoy, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón, os escribió el mandamiento de no cuestionar nada;

6 pero al principio de la creación, Fraga escribió la Constitución. Mira, sin haberlo buscado, me ha salido un pareado.

7 Por esto dejará que en Catalunya no se celebre referéndum y pagar sedes con dinero negro no sea pecado.

8 Y España será una sola carne; así que no son ya más dos, sino una sola carne.

9 Por tanto, lo que la Constitución ha unido, no lo separe el hombre.

10 Y en casa volvieron los discípulos a preguntarle sobre lo mismo.

11 Y les dijo: Cualquiera que repudia a España y se casa con otra idea de Estado, comete adulterio contra ella;

12 y si un indepe repudia a España y se casa con otra urna, comete adulterio.

13 Y le presentaban niños para que los tocase, pero los discípulos reprendían a los que los presentaban.

14 Y viéndolo Rajoy, se indignó y les dijo: Dejad a los niños venir a mí y no se lo impidáis, porque de los tales es el reino de Dios. Pero vigilad que no me den una hostia y me vuelen las gafas, que éstas son nuevas.

15 De cierto os digo que el que no reciba el reino de España como un niño no entrará en él.

16 Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.

17 Y cuando salía él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro español bueno, ¿qué haré para poder seguir cantando “yo soy español, lo, lo, lo?

18 Y Rajoy le dijo: ¿Por qué me llamas español bueno? Ninguno hay bueno, sino solo uno, el Real Madrid.

19 Los mandamientos sabes: es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde . Un plato es un plato y un vaso es un vaso. Y, el más importante: ¿y la europea?

20 Él entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud en las nuevas generaciones.

21 Entonces Rajoy, mirándole, le amó y le dijo: Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes, pide un crédito en Bankia, mételo en un sobre, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu logotipo nuevo de la pasti con el pajarraco.

22 Pero él, entristecido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones y tampoco era gilipollas.

23 Entonces Rajoy, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino del PP los que tienen riquezas y no encuentran sobres!

24 Y los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Rajoy, respondiendo, volvió a decirles: ¡¡¡Hijos, cuán difícil les es entrar en el reino del PP a los que confían en las riquezas y no encuentran sobres!!! ¡¡¡QUE ESTÁIS SORDOS, COJONES!!!

25 Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino del PP sin ser generoso o que Albert Rivera esté quieto un segundo en cualquier debate.

26 Y ellos se asombraban aún más, diciendo entre sí: ¿Y quién podrá salvarse?

27 Entonces Rajoy, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, pero no para un pepero, porque todas las cosas son posibles para un pepero. Mirad a Kiko Rivera, con lo corto que es y dónde ha llegado.

28 Entonces Pedro comenzó a decirle: eres un indecente.

29 Y respondiendo Rajoy, dijo: De cierto os digo que tú eres un ruiz… un ruín, y tal, fin de la cita,

30 que no recibas cien votos más ahora en este tiempo, diputados, e imputados (bueno, imputados, sí), y vicepresidencias, y Chacones (Chacones, también), en medio de persecuciones de la caverna; y en el mundo venidero, la vida eterna en la poltrona.

31 Pero muchos primeros serán postreros, y los postreros, serán Podemos. Ahora te jodes y bailas.

32 Y estaban en el camino subiendo a la calle Génova; y Rajoy iba delante de ellos, y se asombraban y le seguían con miedo; entonces, volviendo a tomar a los doce aparte, les comenzó a decir las cosas que le habían de acontecer:

33 He aquí subimos a Génova, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales barones y a los gacetilleros, y le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles.

34 Y le escarnecerán, y le azotarán, y le escupirán y le matarán (sobre todo Federico Jiménez Losantos); pero al tercer día resucitará.

35 Entonces Marhuenda y Don Pantuflo, hijos de un tebeo, se acercaron a él, diciendo: Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte.

36 Y él les dijo: ¿Qué queréis que os conceda?

37 Y ellos le dijeron: Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha y el otro en la ultraderecha.

38 Entonces Rajoy les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?

39 Y ellos le dijeron: Podemos. Y Rajoy les dijo: ¿podemos? ¡No me jodáis, cabrones! A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis; y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados.

40 Pero que os sentéis a mi derecha y a mi ultraderecha, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado. Mirad un rato Intereconomía o 13TV y aprenderéis.

41 Y cuando lo oyeron los diez, comenzaron a enojarse con Marhuenda y con Don Pantuflo.

42 Pero Rajoy, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son reconocidos como gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que en ellas son grandes tienen sobre ellas potestad.

43 Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor;

44 y cualquiera de entre vosotros que quiera ser el primero será siervo de todos.

45 Porque el Hijo de Fraga tampoco vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.

46 Entonces llegaron a Alcalá Meco, y sus discípulos y una gran multitud. Bárcenas, el ciego, hijo político de Álvaro Puerta, estaba sentado junto al camino, mendigando.

47 Y al oír que era Rajoy, el gallego, comenzó a dar voces y a decir: ¡Rajoy, Hijo de Fraga, ten misericordia de mí!

48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él daba mayores voces: ¡Hijo de Fraga, ten misericordia de mí!

49 Entonces Rajoy, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.

50 Él entonces, arrojando su capa, se levantó y fue a Rajoy.

51 Y respondiendo Rajoy, le dijo: ¿Qué quieres que haga por ti? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.

52 Y Rajoy le dijo: ¡y una mierda! ¿Quieres que El Mundo publique la contabilidad de la caja B? Ahora, te jodes. Pero eso sí, Luis, sé fuerte.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook