Carta a Inés Arrimadas #Machismo #Polònia

arrimadas

Estimada, o no, Inés:

Antes de empezar realmente esta carta, déjame que te formule dos preguntas muy directas: el hecho de que en la campaña electoral de las pasadas elecciones catalanas tu partido colgase carteles de Albert Rivera cuando la candidata eras tú, ¿es machisalbert-rivera-ines-arrimadas-aquest-dilluns-presentacio-campanya-ciutadans-1440413439906mo? Voy un poco más allá, ¿el hecho de que en la campaña electoral de las pasadas elecciones catalanas tu partido colgase carteles de Albert Rivera cuando la candidata eras tú, ¿no puede interpretarse como que eres una marioneta del líder de Ciutadans y, en consecuencia, ser motivo de parodia en un programa de humor? Sin ser muy experto en las cuestiones internas de tu partido, yo me atrevería a responder afirmativamente a ambas cuestiones. Aunque quizá me equivoque.

Empieza a preocuparme el exceso de actitudes “políticamente correctas” que abundan en nuestra sociedad cuando todos sabemos que los conceptos “político” y “correcto” no suelen ir de la mano. Que a Anna Gabriel le llamen Playmobil por ese peinado tan característico que luce o que Polonia dedique un gag a algo que es vox populi, como la excesiva presencia de Albert Rivera en los medios de comunicación en detrimento de su candidata, es interpretado como reflejo de machismo. Sé que cuando un colectivo es motivo de ataques sistemáticos de mal gusto, la hipersensibilidad se agudiza (soy independentista y te podría dar muchos ejemplos de ataques sistemáticos por mis ideas). Sin embargo, o los colectivos afectados concentran sus esfuerzos en lo realmente importante, o las legítimas reivindicaciones acabarán mezclándose con anécdotas tontorronas que no harán sino restar fuerza a la lucha principal.

Machismo es lo que está detrás de la lacra social de la violencia de género, machismo es el techo de cristal que impide a muchas mujeres la promoción laboral, machismo es la desigualdad salarial en favor del hombre, machismo es la concepción tan anacrónica de que las responsabilidades de las tareas del hogar son exclusivamente femeninas, machismo es la imposibilidad del acceso a métodos anticonceptivos que aún sufren muchas mujeres, machismo es la regulación en la vestimenta por motivos religiosos y/o culturales, machismo es la ablación, machismo es la prohibición del voto, machismo es… ¿sigo? La lucha feminista tiene aún muchas conquistas pendientes y no deben confundirse los términos para que esta lucha no se desenfoque de sus legítimas reivindicaciones.

La parodia del Polònia es una crítica en tanto política, no en tanto mujer. Si eso no lo entiendes, tienes un grave problema para comprender las estructuras de poder en tu partido. Y da igual si, en este caso, eres mujer u hombre. ¿No has visto los gags que este programa ha hecho sobre la relación de Pedro Sánchez y Miquel Iceta?

En realidad, lo que sospecho que hay en tu reivindicación, es el intento de criticar a TV3, de debilitarla para justificar recortes y poner de tu lado a la caverna mediática. Lo hizo Alicia Sánchez-Camacho con el InfoK. Ya es triste, Inés, que para desestabilizar a TV3 utilicéis como excusa sus mejores programas. Un informativo infantil como InfoK, con su extraordinaria calidad y rigor, es impensable en una televisión estatal que, a esas horas, prefiere utilizar chonis gritonas o espectáculos taurinos para atraer a la audiencia. Y la crítica inteligente y desinhibida a todos, repito a TODOS los políticos que realiza el Polònia, es más difícil verla en una cadena estatal que ver a Celia Villalobos con rastas. Ups, perdón, quizá he hecho un chiste machista.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook