Se está muy bien sin gobierno

burro-1024x768

Estimados, o no, políticos españoles:

Os escribe un ciudadano catalán al que le preocupa más bien poco quién gobierne en España. Es como cuando ves una película y el protagonista te cae mal. Lo único que quieres es abandonar la oscuridad de la sala cuanto antes para poder volver a tu vida normal, repleta de luz y con la libertad de, al menos, poder caminar. La diferencia es que en la política española hay demasiados personajes con afán de protagonismo que me caen mal. Además, qué queréis que os diga, el guión es una mierda, por previsible y por lo endeble del argumento. De todas maneras, si algo tienen las películas malas es que te hacen ver el cine de otra manera. Valoras más aún las obras maestras y, en el fondo, provocan un aumento de amor hacia el séptimo arte. Eso sí, de esta película que es la política española, lo que más me gusta es lo que los guionistas llaman el alivio cómico. Se trata de un personaje divertido, que crea el caos y que, a pesar de su incapacidad para manejar los asuntos más sencillos, rebaja el tono dramático de la trama para provocar una sonrisa. Supongo que sabéis a qué personaje me refiero. ¿Y la europea? Pues sí, efectivamente. A veces son los personajes que provocan que aumente tu interés por la película. Quién no recuerda a Timón y Pumba en “El rey León” o al burro de “Shrek”. Quizá Disney o Dreamworks piensen en él cuando hagan una crossover de “El rey león” y “Shrek”. Reyes no nos faltan. Y burros, mucho menos.

De todas formas, he llegado a una conclusión, seguramente errónea, pero que lleva días sobrevolando por mi maltrecha conciencia de ciudadano exespañol emocionalmente (¡¡¡rápido!!¡¡¡Necesito un psicoanalista!!!). La conclusión es que se está muy bien sin gobierno. He notado un cierto alivio durante estos días. Ver cómo os peleáis por pillar poder, cómo os bajáis los pantalones a la altura de los tobillos y cómo camináis emulando a los pingüinos de “Happy feet” es algo realmente placentero en estos tiempos de turbiedad intelectual que nos atenazan. Rajoy declarando su amor a Pedro Sánchez, Pedro Sánchez cagándose interiormente en las momias de su partido, las momias de su partido insinuando que el PP no es tan malo, el PP poniéndose estrábico mirando a la vez a Valencia y a Albert Rivera, Albert Rivera poniendo miradita de gato de Shrek mientras con su vocecita de “te lo juro por Snoopy” asegura que “donde dije digo, digo quiero ser ministro” y ministros de Podemos es lo que querría ver Pablo Iglesias en un gobierno presidido por un socialista que de repente ya no es casta. Pues eso, que la peli es una mierda pinchada de un palo, pero que tiene el morbo de un “guilty pleasure”. Por eso os pido que continuéis así todo el tiempo que la ley lo permita. No forméis gobierno. Concentraos en vuestras adicciones al poder y dejadnos tranquilos. Por cierto, nosotros ya tenemos gobierno… y es independentista. Además, el presidente se parece a Harry Potter. La magia la tenemos asegurada.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook