La catalanofobia hasta en Spotify

spotify-copy copy

Estimada, o no, Ana:

No soy Grissom pero puedo sospechar que el hecho de que el catalán se haya colado en tu cerebro, con la forma de una cuña publicitaria, no te ha provocado un derrame cerebral. En el luctuoso caso de que tu cerebro hubiese autoimplosionado, derramando tus prejuicios y tus fobias por el entorno en el que te encontrases durante la escucha, hubieses sido incapaz de escribir ese tweet cargado de intolerancia. Por eso no debes preocuparte. El catalán no es perjudicial para la salud y menos durante 30 segundos. Que te suban las pulsaciones y tengas taquicardias producto de tu odio sí que puede resultar dañino. Acumular mala leche puede comportar aislamiento social y dolores de cabeza por la manifiesta incapacidad de entender la diversidad lingüística.

En Spotify escucharás canciones en inglés, francés, alemán, italiano, holandés, ruso y hasta de Kiko Rivera, al que nadie entiende cuando habla y mucho menos cuando canta (por llamarlo de alguna manera). Y si tu cerebro es capaz de aceptar esa diversidad lingüística, estoy seguro que tampoco tendrá reacciones psicosomáticas preocupantes si escucha una canción en catalán. Te regalo una para que te sirva de terapia en tu catalanofobia. Ah, por cierto, no te ofendas si alguna vez escuchas en Spotify un anuncio en francés de la colonia EAU D’ÉTÉ (imagínate cómo la pronuncia un amigo mío).

P.D. Hola, señor Spotify, supongo que en vuestra plataforma de música tenéis la canción FUCK YOU de Lily Allen. Animo a quien lea este texto a convertirla en número uno como homenaje a su disculpa por entender que escuchar catalán supone una molestia.

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook