Joaquín Sabina y el arduo aprendizaje del respeto

sabina

Estimado, o no, Joaquín:

Resulta curioso comprobar cómo la vida nos va haciendo a todos (a unos más que a otros) conservadores, reaccionarios y adictos al egotismo como tabla de salvación existencial. Las luchas que antaño nos hicieron parecer de izquierdas, las utopías escritas en versos cantados y los sueños vertidos en barras de bar a altas horas de la madrugada, ahora son una triste mueca, una impostura ridícula. Respeto. Me encanta que hables de respeto cuando una frase después calificas el proceso independentista catalán de “aldeanismo identitario”. Es una concepción muy particular del respeto. Casi tanto como que te llenes la boca criticando a aquellos a los que cada vez te pareces más.

La fama es una puta mierda. Te lo digo esperando que no lo interpretes como una falta de respeto. Porque el respeto es tan maleable como una canción tramposa o un estribillo pegadizo. La fama sitúa a algunos en una esfera de intocables. Cada grito de un fan, cada autógrafo, cada beso disparado al aire en un escenario parece situar a algunos en su particular Matrix. Es muy triste. Como triste es aceptar que la izquierda española murió cansada de su ideología, asfixiada por un mundo que cada vez le resulta más extraño.

Respeto. No sé si recuerdas tus viejas canciones. Soy incapaz de adivinar si te sientes reconocido en ellas. Y, sobre todo, no sé si tu identidad actual tiene algo que ver con ellas. Eso sí, prefiero situarme en el “aldeanismo identitario” que haber perdido la identidad. ¿Recuerdas esta canción?

(…) el arduo aprendizaje del respeto,

las heridas que ya ni Dios nos quita,

la mierda que arrastramos sin remedio,

todo lo que nos dieron y quitaron,

los años transcurridos tan deprisa,

el pan que compartimos, las caricias,

el peso que llevamos en las manos.

¿El arduo aprendizaje del respeto? Sí que es arduo, Joaquín. Sí que es arduo.

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook

One comment

  1. Retroenllaç: Tejer y pactar « Demasiadas palabras