Mira tu DNI… y ponle un lacito

dni

Estimado, o no, Marcos:

Corrígeme si me equivoco pero tengo la impresión de que la Ilustración y la Revolución francesa sirvieron para algo más que para que se hagan películas donde sale gente con pelucas supermolonas. Lo de “liberté, egalité, fraternité” no es una canción de Edith Piaf, sino una brújula en la que deberían mirarse todos los modelos de estado y de sociedad modernos. Te digo esto porque, desde hace muchos años, he ido intentando construirme mi propia identidad. Y, te lo puedes creer o no, pero mi identidad es la suma de muchos factores, casi tantos como mi incapacidad para entender realmente el mundo que me ha tocado vivir. Algunos me han venido inspirados por mi entorno sociocultural. Otros los he buscado. Al final, se trata de que la parte libre de nuestro pensamiento sea cada vez más grande.

En esta permanente construcción de mi identidad he oído mensajes muy parecidos al tuyo que se podrían resumir en la frase:

Mira tu DNI.

Hay frases tiernas como “podemos continuar como amigos”, “no es lo que parece” o “te lo juro, es la primera vez que tengo un gatillazo”. Sin embargo, la frase “mira tu DNI” es de una ternura que ríete de un Teletubbie en una piscina de bolas (de plástico y de colores, no pienses mal).

Para empezar, miro mi DNI y veo la foto de lo que parece un figurante de “The Walking Dead”, donde pone Sexo, yo preferiría que dijese “frecuentemente” y la fecha de nacimiento me recuerda que soy un puñetero cuarentón.

Lo peor de todo es que cuando alguien te dice “mira tu DNI” lo que te está insinuando es que eches un vistazo a lo que pone encima del chip. Allí ves la palabra ESPAÑA y es cuando tu interlocutor experimenta una eyaculación interior y tú un tremendo ataque de ternura por ese pobre diablo. Y es que, el hecho de que te digan “mira tu DNI” es equivalente a que un señor de 200 kilos te envíe el clásico meme de Julio Iglesias con la frase “estás gordo y lo sabes”. Es decir, es como si te dijesen “eres español y te jodes”. Suena como “eres feo y te jodes”, “tienes artrosis y te jodes”, “te duele la espalda y te jodes”. Jamás se me ha intentado convencer de la maravillosa experiencia vital de ser español sino que lo de “mira tu DNI” se asimila a una especie de condena. Es como una de esas cláusulas de permanencia de las compañías de teléfono. “¿Que te quieres dar de baja?. Eres de Movisnosequé y te jodes. Lo sabías cuando firmaste el contrato”. La diferencia es que siento que no he firmado ningún contrato. Para resumírtelo en un solo concepto: “no voté la Constitución”. Estaba entretenido mirando la programación infantil de la tele.

En resumen, puestos a convencerme de que ser español es la hostia, podrías decirme “mira el Guernica”, “mira el Museo del Prado”, “mira la Catedral de Burgos”, “mira la paella de marisco”. Pero no, como Teletubbie de la concordia universal, prefieres emplear la expresión “mira tu DNI”.

No quiero alargarme pero hay algo que creo que no acabáis de entender del todo y que me gustaría enfatizar. No elegimos dónde nacemos pero sí elegimos dónde y cómo queremos vivir. Y, cuando el Estado en el que vivimos nos parece fallido y el modelo de sociedad que lo soporta, no nos convence, creo que es legítimo proponer cambios en nuestro destino. Aunque esos cambios sean un nuevo estado. Otros lo hicieron antes. No somos originales en eso.

Marcos, mira tu DNI si te hace feliz, ponle música y un lacito pero haz lo posible por evitar que tus argumentos se conviertan en un meme de Julio Iglesias.

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook