¡Ay, estos guionistas! ¡Aficionados!

 

fran-copy

Estimada, o no, Francisca:

Tienes razón. Menos mal que la película de Titanic es pura ficción. Suerte que en la noche del 14 al 15 de abril de 1912 no existió ningún barco llamado RMS Titanic que chocó con un iceberg en el lado de estribor y que se hundió en menos de tres horas, falleciendo a continuación 1512 personas por ahogamiento o hipotermia. ¡Suerte! Pero ya se sabe que la imaginación de los guionistas es alucinante.

Por ejemplo, ¿has visto pelis sobre la Guerra Civil española? Pura ficción. ¿A quién se le ocurre pensar que ese tío bajito, medio mierda y con voz de Minion cantando reggeaton pudiese dar un golpe de estado y ganar una guerra de tres años? ¡¡¡¡Naaaaaaaaaa!!!! Ficción. Te lo digo yo que veo mucho el Canal Historia, Discovery Channel y programas de Tarot. Bueno… sobe todo programas de Tarot. Si es que es muy fuerte. En las pelis sobre la Guerra Civil aseguran que en España hubo una dictadura en la que se mataba a la gente por sus ideas. ¡Pero como pueden decir eso! ¡Si hubiese sido así, todo el mundo occidental hubiese intervenido en España para salvaguardar la democracia! Eh, que después de haber ganado a Hitler era lo mínimo que podían hacer. En fin, todos sabemos que Franco era un buen hombre. Sí, ya… tenía ligeros cambios de humor… era un poquito cascarrabias, por decirlo de alguna manera… pero era muy limpio y muy de su casa. Y respecto a cuestiones lingüísticas era un crack. “Nunca fue la nuestra lengua de imposición, sino de encuentro; a nadie se obligó nunca a hablar en castellano: fueron los pueblos más diversos quienes hicieron suyos, por voluntad libérrima, el idioma de Cervantes”. Lo dijo Juan Carlos I que, como todo el mundo sabe, jamás engañó a nadie. Su sinceridad tiene el tamaño de un elefante.

Pues nada, Francisca, que la ficción es muy bonita. Bueno, a veces los guionistas se pasan veinte pueblos. Es como la peli aquella… ¿cómo se llama? La tengo en la punta de… la lengua, no pienses mal. Uf, que memoria… Bueno, trata sobre un ministro de interior que condecora a vírgenes y tiene un ángel de la guarda que se llama Marcelo y le aparca el coche. ¡Vamos, hombre! ¿Quién se cree eso? Sería como pensar que los fachas de las pelis de la Guerra Civil siguen gobernando en España. ¡Ay, estos guionistas! ¡Aficionados!

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook