Que sí… que estamos tarados pero estamos vivos

zule

Pues eso… que estamos tarados. Unos más que otros, claro. Que las redes sociales sólo han hecho que la porquería flote, que salga a la superficie. Pero los detritos siempre han estado ahí. No nos engañemos. Que sí, que estamos tarados. Unos más que otros, obviamente. Que la peña está muy mal. Que algo falla. Que la gente se siente sola. Hay demasiada soledad, demasiadas culpas, demasiados reproches. Hay demasiada electricidad en el ambiente. Pues eso… que estamos fatal. Que sí, que ya hay pocas cosas por las que luchar. Que los narcisistas, los desubicados, los odiadores profesionales han encendido el ventilador y nos llueve basura. Que no, que no hay nadie que lo apague. Que estamos demasiado ocupados haciéndonos selfies. Que sí, que somos muy guapos. Preciosos. Mira mis abdominales. ¿Y mi culo? La hostia. Pues eso… que estamos tarados. Muy tarados. Unos más que otros, evidentemente.

Que sí, que ya no hay norte y además algún cabrón nos ha escondido la brújula. Que ya no sé qué decir. Que me he quedado sin palabras. Que 140 caracteres son muchos cuando queda tan poco por escribir. Que hoy es el Día Mundial de la Poesía. Que sí, que puedo escribir los versos más tristes esta noche. Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido. ¿Y de qué sirve cuando la belleza nos ha dejado? ¿Dónde está Neruda en medio de tanta porquería?

Que sí. Que ya estoy harto. Que no me encuentro. Que el tiempo pasa muy rápido cuando se cruza en tus ojos. Que estamos tarados y no lo vemos. Que estamos sordos y ciegos ante esta puta mediocridad a la que damos altavoces. Que sí, amigo, Neruda. Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Pero me gusta más cuando el silencio abraza a la bestia para que calle. Cuando el monstruo de las redes sociales se apaga ante el ingenio de las personas, de las auténticas personas. Aquellas que evitan que esto se convierta en un fraude. Aquellas que hacen de la vida una conquista diaria. Que sí… que estamos tarados pero estamos vivos.

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook