Ignorancia

tumblr_inline_nl5hwuNayS1sd1erw

En una preciosa escena de la película “Nuestro último verano en Escocia” un abuelo mantiene un diálogo muy pedagógico con su nieta sobre las relaciones humanas. De ese diálogo hay una frase que me ha quedado marcada: “todo ser humano en este planeta es ridículo a su manera”. Estoy de acuerdo al cien por cien. Todos elegimos algún modo de hacer el ridículo. Todos practicamos alguna fobia, alguna manía. Todos estigmatizamos, etiquetamos, demonizamos aquello que no comprendemos. Todos experimentamos miedo a algo y ese miedo nos ata a alguna manera de hacer el ridículo.

Hoy ha sido un día duro. Cinco minutos leyendo tuits sobre la tragedia vivida en Bruselas son suficientes para empezar a pedir que a estas nuevas formas de comunicación que nos han traído visionarios como Zuckerberg o Dorsey les llamemos “redes asociales”. Ya sé que han permitido la democratización en la información, que ya no somos agentes pasivos, que los ciudadanos podemos construir relatos basados en experiencias reales y no en comunicados de agencias de prensa mediatizadas por el poder. Sin embargo, también es cierto que la maldad ha encontrado un altavoz muy potente.

Al final, la lucha más hermosa es la lucha contra la ignorancia. Todos somos ignorantes. Para empezar, desconocemos qué hacemos aquí, cuál es realmente nuestra misión en este viaje que es la vida, si es que realmente tenemos alguna. Y es muy probable que todos muramos sin haber alcanzado ni una milésima de nuestras posibilidades, de nuestro potencial. Moriremos sin saber el origen del universo, sin que se hayan encontrado remedio a muchas de las enfermedades que nos azotan, sin que hayamos creado un sistema económico realmente justo. Y, sobre todo, moriremos sin saber qué sucede un segundo después de la muerte, más allá de la degradación biológica de nuestro cuerpo. Aunque, quizá, nos podemos permitir el lujo de ser ignorantes en muchas de las grandes preguntas. La lucha contra la ignorancia es especialmente importante en niveles más cercanos. Hemos de dejar de ignorarnos como seres humanos. Es la ignorancia ante la diversidad, ante los sentimientos ajenos, ante los relatos individuales que nos hacen únicos, ante las múltiples maneras de relacionarnos y convivir sin hacernos daño, sin que nuestro proyecto vital consista en pisotear, reprimir, expulsar, aniquilar, menospreciar o exterminar modelos de pensamientos que van más allá de nuestra zona de confort.

La lucha contra la ignorancia es la lucha contra los grandes males de nuestra sociedad. Ignorancia, prejuicios, estereotipos y discriminación. Es el puñetero círculo vicioso de nuestros días. Y, o salimos cuanto antes, o vamos directos al abismo. O globalizamos la lucha contra la ignorancia o seremos el mejor caldo de cultivo para que las diferentes formas de poder injusto, insolidario y castrador planten la semilla de la discordia para beneficio propio. Porque quizá la respuesta no está ni en mí, ni en ti, sino en el espacio que compartimos.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter.