Rajoy: el presidente Minion

rajoy

CeIus7QXIAEbVrV.jpg-large

Estimado, o no, Mariano:

Qué raro, ¿no? Al parecer te has olvidado, no ya de venir, sino de llamar al presidente de la Generalitat para interesarte por las víctimas del accidente de Freginals. ¿Qué te ha pasado? ¿Te pilló leyendo el Marca y, al final, te olvidaste? Ya… estas cosas pasan. Eres un hombre tan y tan ocupado últimamente… Que si elucubrar sobre la necesidad de fabricar máquinas para fabricar máquinas porque lo que no hace la máquina es fabricar máquinas, que si hablar con imitadores de Carles Puigdemont, que si pactar con… Bueno, lo que se dice pactar… no mucho. Ya sabemos que es el presidente el que quiere que sean los vecinos el presidente… o algo así.

A mí contigo me sucede una cosa: no me caes mal (tampoco me caes bien, he de decir). Siempre te he visto como un mediocre en una situación que no le corresponde; como alguien que lo único que quiere es jugar a cartas en un bar después de una intensa jornada como registrador de la propiedad; como un producto de la ausencia de liderazgo que el ego de Aznar buscaba para que, por comparación, su legado no fuese tan negativo. Es probable que tus seguidores te vean como un líder fuerte. De hecho, el PP fue el partido más votado en las últimas elecciones. Pero… qué quieres que te diga… tengo un concepto muy diferente de los líderes. Debo estar equivocado.

Por ejemplo, en el accidente de Freginals, un auténtico líder habría recibido a Matteo Renzi en el aeropuerto y se habría puesto al frente de todo el operativo. Pero, sobre todo, un auténtico líder habría mostrado toda su sincera empatía ante los familiares de las víctimas. Pero no, has preferido elegir el papel pasivo de quien se cree el centro del mundo: “me ha llamado @matteorenzi desde Tortosa en el que han fallecido 7 jóvenes italianas”. Suerte que Twitter sólo permite 140 caracteres. Seguramente tenías la tentación de haber ampliado el tweet con un “…mientras me estaba tocando los huevos en la Moncloa. ¿No querían desconexión? A ver si se van a pensar que voy a ir a Catalunya para otra cosa que no sea marcar paquete, amenazar y reírme de los indepes”.

Pues no, Mariano, ni estás, ni se te espera. Ni en esto, ni en otros muchos temas. Ni con un millón de libros sobre liderazgo alcanzarás una sola molécula de lo que es un auténtico líder. Con unos partidos que se desangran en la corrupción, un país que no sabe pactar y un líder con la misma capacidad de oratoria que un Minion con resaca y que no sabe estar en los momentos importantes, lo más inteligente es… mira… ahora haré de Rajoy. Guardaré silencio y esperaré a que sea el tiempo el que lo arregle todo. Y para tomar decisiones, buscaré en las páginas amarillas para saber dónde está el Tribunal Constitucional más cercano. ¡Toma para tu, pupete!, dijo el Minion presidente. ¡Oh! ¡Bello, papaguena! Tu le bello comme le papaya, respondió su asesor.

P.D: veo que hoy has venido al acto en recuerdo de las víctimas del fatídico accidente de Germanwings. ¡Bravo! No todo está perdido. Como diría un Minion: muak, muak, muak. ¡Popaaye!

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook