Los catalanes no pagamos impuestos

francisco

Estimado, o no, Francisco:

No te puedes llegar a imaginar la alegría que me has dado. Estoy más contento que Rajoy en una muestra de arte contemporáneo. Bueno, quizá no sea el mejor ejemplo. No obstante, te escribo para agradecerte el notición que nos has dado a todos los catalanes: no pagamos impuestos. Desconocía esta situación. Y yo que andaba preocupado estos días por la Declaración de la Renta de las Personas Físicas. ¿Así que es todo broma? Quizá el Tribunal Constitucional ha decidido que los catalanes ya no somos personas físicas. ¿Sabes algo al respecto? Porque si ya no somos personas físicas y nos hemos convertido en una materia etérea, dejaré de ir al gimnasio. No me gasto yo una pasta en ser la nube con mejores abdominales. Además, si con mi arrolladora personalidad la rubia del spinning no me hace ni caso, imagínate si le entro con el aspecto de cumulonimbo vestido con ropa fosforescente. Tendría menos éxito que un chiste explicado por Jorge Fernández Díaz.

Qué precioso panorama se abre ahora en nuestra economía. Nos podemos olvidar del Impuesto sobre Sociedades, del Impuesto sobre la Renta de No Residentes, del Impuesto sobre Bienes Patrimoniales que afecta a las personas físicas, del Impuesto sobre el Patrimonio, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, del Impuesto sobre Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados, de los Impuestos Especiales, de los Derechos arancelarios a la importación y del Impuesto sobre las Primas de Seguros. Por supuesto, tampoco nos tiene que importar que en todas las compras que hagamos, se especifique en el tiquet el consiguiente porcentaje del Impuesto sobre el Valor Añadido. No es ningún impuesto que contribuya a la Hacienda Pública del estado. IVA significa “Intento del Voy Ahorrando”. Ya se sabe lo ahorradores que somos los catalanes, por no decir que somos todos unos tacaños vocacionales que nos quedamos con el dinero de los españoles (incluido el de los patriotas con offshores en Panamá) para abrir embajadas, comprar estelades y ponernos hasta las botas de fuet de Camprodón a costa de la Hacienda Pública. Si es que es un no parar. Por ejemplo, yo tengo dos Ferraris: uno rojo y uno azul. Soy del Barça, por supuesto. El rojo lo utilizo los días de lluvia y el azul, los días de sol. Para los días nublados prefiero el Porsche amarillo que me compré gracias a la donación de un señor de Albacete. Por cierto, ¿sabes si hay algún señor de Albacete que quiera hacerse cargo de la dentadura postiza de mi suegra? Debería cambiársela porque cuando come se le mueve y hace más ruido que Farruquito en un tablao de hueveras de plástico.

En fin, Francisco, te agradezco la noticia. Yo tenía entendido que en Catalunya se recauda alrededor del 24% de los impuestos y que el déficit fiscal se sitúa cada año en unos 15.000 millones de euros pero si, según tú, el Partido Popular en su amor hacia Catalunya nos llena los bolsillos para que podamos ser independientes en poco tiempo, habrá que hacerte caso. ¿Te he dicho ya que mi suegra necesita una dentadura postiza? Es que tengo el “cla, cla”, metido en el cerebro.

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook