Una historia de penes rosas

fomentar

catalan2

Estimada, o no, Ana:

Me sumo a tu extrañeza. Que en Catalunya existan deducciones fiscales a entidades como el Institut d’Estudis Catalans por fomentar el catalán es tan extraño como que Rajoy escriba en el Marca. Ups, ¿que Rajoy ha escrito un artículo en el Marca sobre el Giro de Italia? Mal ejemplo, entonces. Repito, que en Catalunya existan deducciones fiscales a entidades como el Institut d’Estudis Catalans por fomentar el catalán es tan extraño como que se apoye el uso de la bicicleta para ir al trabajo. Ups, ¿que en Bélgica desde 2006 las empresas y los organismos públicos tienen derecho a abonar en las nóminas de sus empleados unas deducciones fiscales de hasta 0,21€ por km recorrido en bicicleta y día? ¡Socorro! ¿Y ahora qué ejemplo pongo? Y es que, la existencia de deducciones fiscales en Catalunya para entidades sin ánimo de lucro que fomenten el catalán, me da a mí que no debería ser tan extraña. Lo raro sería que existieran deducciones fiscales por fomentar entre los catalanes el uso del Taushiro, el Kaixana o el Yupik, lenguas que sin duda deben ser preciosas pero que no escucharás habitualmente en las calles de las localidades catalanas, a no ser que salgas del Luz de Gas con seis gin tonics entre pecho y espalda.

Resulta extraordinario que un periodista conserve su capacidad para la sorpresa. Que a pesar de la experiencia y la cultura que otorga una carrera universitaria de cuatro años y su mirada curiosa sobre el mundo, una periodista se extrañe de que en Catalunya se fomente el uso del catalán se antoja, cuanto menos, curioso. Por lo tanto, el titular de la noticia debería ser diferente: “una periodista del Idealista/news muestra su extrañeza por las deducciones fiscales del fomento del catalán en Catalunya”. Es lo que tiene la realidad, el conocimiento sobre ella hace que nos extrañemos más o menos cuando una noticia se aleja de nuestra zona de confort construida en base a prejuicios o, directamente, con ignorancia. Por ejemplo, yo que soy catalán, no he viajado a Japón y no soy experto en la milenaria cultura japonesa muestro mi sorpresa ante la Kanamara Matsuri. ¿En qué consiste? Como forma de adoración, en esta festividad japonesa, todos los asistentes cargan un enorme pene de madera por toda la ciudad. Las prostitutas asisten a la celebración pidiendo protección en las relaciones sexuales, así como los matrimonios que desean armonía. ¿Adorar a un pene? ¿Y no es una peli porno o un libro de Bukowski? Pues, sí. Me imagino un desfile con un enorme pene de madera por las calles de Barcelona o Madrid, con el apoyo de los ayuntamientos, y en dos segundos la Conferencia Episcopal pide la expulsión inmediata del país de las alcaldesas. Vamos, que Federico Jiménez Losantos escupiría tanta saliva que deberían rescatarlo en zodiac.

Y yo me pregunto: ¿debería resultar extraño que se fomentara el uso del catalán, del euskera o del gallego en las universidades españolas? No, si las preconcepciones lingüísticas en la sociedad española fuesen diferentes. Porque, cuando un ciudadano monolingüe ve en el telediario que el presidente del Congreso abronca a un diputado por hablar en una lengua que no es el castellano, todo lo demás viene después. Y así estamos, leyendo noticias redactadas por periodistas que desconocen, por ejemplo, la Resolución 47/135 de la Asamblea General de Naciones Unidas, de 18 de diciembre de 1992, en la que se adoptaba la Declaración sobre los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas, en cuyo artículo 4.4 se establece que : los Estados deberán adoptar, cuando sea apropiado, medidas en la esfera de la educación, a fin de promover el conocimiento de la historia, las tradiciones, el idioma y la cultura de las minorías que existen en su territorio. Las personas pertenecientes a minorías deberán tener oportunidades adecuadas de adquirir conocimientos sobre la sociedad en su conjunto.

Me juego el bigote de Aznar a que estos de las Naciones Unidas son todos unos indepes adoctrinados por TV3.

Me despido con una foto de la Kanamara Matsuri. ¿A que mola?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook